Un condenado a 5 años

PENA UNIFICADA

El juez de audiencia santarroseño Carlos Alberto Besi condenó ayer a Jonathan Javier Kus a cinco meses de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor del delito de robo simple y le unificó esa pena con otra anterior en una pena única de cinco años de prisión. Además ordenó la detención del imputado una vez que el fallo quede firme. El conflicto penal se terminó resolviendo a través de un juicio abreviado convenido entre el fiscal Carlos René Ordas, el defensor oficial Claudio Alejandro Martínez Sabio y el propio imputado.
En la causa se probó que Kus, un peón de albañil de 26 años, con antecedentes penales, entró a una casa de la calle Aconcagua, en Santa Rosa, tras forzar la puerta del garaje, y sustrajo “tres televisores Smart, una X-BOX con tres joystick inalámbricos, una bicicleta Olmo, dos celulares, una máquina cortadora de cabello, una computadora, una cortina mosquitera, una mochila, una pava eléctrica y dos pares de zapatillas”, según se mencionó en la sentencia. El hecho ocurrió en la madrugada del 19 de noviembre de 2016.

Por una huella.
De acuerdo a lo informado por la Justicia pampeana, en un primer momento la investigación no avanzó porque, tras realizar una serie de allanamientos, el MPF no halló los objetos robados y tampoco tuvo indicios firmes sobre la autoría del robo. Pero más tarde, cuando la Sección Rastros y Necropapiloscopía de la División Criminalística de la Policía provincial informó sobre la existencia de una huella dactilar en dicho domicilio, la pesquisa se reabrió y pudo darse con el autor. A raíz de ello “se probó, independientemente de la palabra del imputado, con las piezas procedimentales colectadas, que en la oportunidad indicada y previo forzar la puerta del garaje de la vivienda, se apoderó ilegítimamente de bienes ajenos. Por otra parte, su autoría y grado de reproche quedó corroborado con la conclusión arribada en el informe de la División Criminalística, de donde surgió que un rastro dactilar apto pericialmente, extraído del plano interno del portón del comedor, correspondía a Kus; contingencia que denota de manera indubitable su presencia en el lugar del hecho en forma contemporánea de acaecido”, indicó Besi.