Un condenado a prisión

VIOLENCIA DE GENERO

El juez de control santarroseño Carlos Matías Chapalcaz condenó ayer a Pablo Daniel Carrizo a ocho meses de prisión de cumplimiento efectivo, declarándolo reincidente, por ser autor del delito de amenazas simples, que deberá ser valorado en el marco de la ley 26.485 de Protección Integral a las Mujeres.
La resolución de Chapalcaz fue consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado firmado por el fiscal Andrés Eduardo Torino, el defensor oficial Pablo Andrés De Biasi y el imputado, un albañil de 40 años. La damnificada, expareja del acusado, también dio su conformidad.
Chapalcaz dio por demostrado, con las pruebas recolectadas por la fiscalía, que el pasado 30 de junio, a la tarde, Carrizo se hallaba en la vivienda que compartía con su ex pareja. En circunstancias en que estaba “ingiriendo bebidas alcohólicas” le manifestó a ella que le había llegado un mensaje en la red social Facebook.
Ante ello, la víctima “salió al exterior de la casa para evitar problemas, observando que detrás lo hacía el imputado, comenzando a efectuar distintas manifestaciones intimidatorias, las que produjeron temor en ella, por lo que regresó al domicilio al caer la noche con la ayuda de presencia policial”.
“Debo considerar, conforme lo expresaron las partes, que la víctima declaró que al momento de efectuarle las manifestaciones intimidatorias, Carrizo no tenía consigo el cuchillo que luego fue secuestrado de su cintura en horas de la noche por la policía, como así también que ese elemento no fue blandido por él, lo que hizo que se viera modificada la circunstancia agravante por el cual fue formalizado oportunamente”, expresó el magistrado.
Además, en la parte resolutiva del fallo, dispuso que se le consulte a la víctima si desea ser informada acerca de eventuales planteos que pueda formular la defensa para que su agresor consiga salidas transitorias, la libertad condicional, el ingreso al régimen de semilibertad u otros beneficios.