“Un desbalance hídrico fenomenal”

LA PAMPA RESISTE LA CONSTRUCCION DE PORTEZUELO DEL VIENTO

“La generación energética no es el interés principal detrás de Portezuelo”, advirtió Berhongaray en referencia a la construcción de la presa que perjudicará al río Colorado.
El diputado Martín Berhongaray (Frepam) afirmó que el gobierno de Mendoza pretende avanzar con la construcción de Portezuelo del Viento, la obra que rechaza La Pampa, para “derivar caudales a la cuenca del río Atuel para generar a partir de eso más energía en los Nihuiles y lo central, es duplicar la superficie bajo riego”.
“Hoy es muy difícil conseguir financiamiento para obras de semejante envergadura; si su costo se estima en más de 2.000 millones de dólares y se dice que Mendoza recaudará 15 millones anuales por la venta de energía, queda más que claro que la generación energética no es el interés principal detrás de Portezuelo”, dijo.

-¿Y cuál es motivo principal que hay en la obra?
-El que Mendoza quiere silenciar, pero ya nadie desconoce: derivar caudales a la cuenca del río Atuel para generar a partir de eso más energía en los Nihuiles y lo central que es duplicar la superficie bajo riego. Si consiguen eso, no solo van a provocar un desbalance hídrico fenomenal sino que van a poner en serio riesgo el suministro de agua potable que realiza el acueducto del río Colorado.

-¿Negarse a la construcción de Portezuelo del Viento, implica desconocer el Tratado del Río Colorado de 1976 ya que la obra es una de las previstas por ese Convenio Interprovincial?
-No es necesario desconocer el Tratado, pero sí hay que revisarlo y actualizarlo. Los parámetros que maneja ese Tratado son muy viejos, tienen más de 40 años. En cualquier lugar del mundo se están permanentemente actualizando los instrumentos jurídicos y técnicos en función de los cuales se administran y regulan los recursos naturales. Lo contrario sería concebir a la naturaleza como algo que no se modifica con el paso del tiempo, y eso es algo disparatado e irreal.

-¿Qué opina sobre los dichos del jefe de Gabinete, Marcos Peña, sobre que le corresponderán a Mendoza el 100 por ciento de las regalías que genere Portezuelo del Viento?
-Sería el colmo si eso llegara a ocurrir. Por eso es fundamental que todos los actores sociales de La Pampa nos sigamos oponiendo con firmeza a que se construya esa represa. Si logramos frenar la construcción, no vamos a tener que preocuparnos por quién cobra o deja de cobrar las regalías.

-¿En qué se sustenta la decisión nacional de adjudicarle a Mendoza la totalidad de las futuras regalías?
-Se está siguiendo la línea que se trazó durante el menemismo para definir, por ejemplo, a quiénes les correspondían las regalías de Yaciretá. En 1995 se volvió a aceptar la llamada teoría del salto de agua que beneficia económicamente con las regalías solo a la provincia en donde está el tramo de río que tiene el aprovechamiento hidroeléctrico. Es la posición contraria a la que defendió en la década del ’70 la Copdrip (Comisión Popular en Defensa de los Ríos Pampeanos) que sostenía que debían favorecerse todas las provincias que eran condóminas del recurso hídrico, porque es una obviedad decir que sin río no existiría fuente hidroeléctrica y tampoco regalías.

-¿Mendoza también pretende quitarnos el 50% de las regalías que generan los Nihuiles?
-Sí, hace rato vienen intentando quedarse con todo. De hecho existe un dictamen que emitió en 2015 la Procuración del Tesoro que recomienda derogar el decreto 1560 de 1973 que fue el que le reconoció a La Pampa el derecho a cobrar el 50 % de las regalías de los Nihuiles. En su momento critiqué mucho la tozudez de La Pampa que se encerró en una estrategia perdedora, pero lo más grave fue que nos ocultó a todos los pampeanos durante cerca de diez años que existía un reclamo administrativo iniciado por Mendoza con ese fin. Cuando nos enteramos ya era tarde porque ya estaba el dictamen desfavorable. Ahora solo queda es que el Presidente no dicte un decreto haciéndole caso al Procurador.