Inicio La Pampa Un Día del Padre inusual

Un Día del Padre inusual

SIN VELAS NI REDES SOCIALES

El apagón que dejó sin energía tanto a La Pampa como a casi todo el país también impactó en la tradicional celebración del Día del Padre. Muchos santarroseños tuvieron que «ver sobre la marcha» cómo afrontar este inusual domingo ante un combo totalmente inesperado y molesto: falta de luz, bajísimas temperaturas y una insistente lluvia que no cesó en casi todo el día.
Sin dudas, este Día del Padre quedará marcado para toda la historia. Durante casi 12 horas no hubo electricidad y, en consecuencia, algunos barrios de la ciudad no contaron con el suministro de agua potable y ni hablar del servicio de telefonía e Internet.
Ante la falta de luz, uno de los productos más codiciados fueron las velas que, en pocas horas, se agotaron en los comercios que estaban abiertos. Muchos vecinos recorrieron varios puntos de la ciudad para poder comprar un paquete, sin embargo no había en casi ningún kiosco o comercio. Una misión imposible.
Otro de los productos que también tuvo una alta demanda fueron las pilas y las baterías para las linternas ante la noticia de que el apagón duraría -y así lo fue- «por varias horas».
En la lista de perjudicados también se anotaron los comercios, principalmente los restaurantes de la ciudad que esperaban ver sus salones llenos de personas pero que, ante la oscuridad, la lluvia y el no funcionamiento de los sistemas de cobro y pago, muchos santarroseños decidieron cambiar de planes a último momento y quedarse en sus casas.

El saludo se hizo esperar.
Otra de las consecuencias del apagón fue que el «clásico saludo a papá» en las redes sociales se hicieron esperar hasta pasadas las 18 horas. Es que sin luz no hay Internet, además de que de las tres empresas de telefonía celular que operan en la provincia solo una contó con el servicio durante el apagón.
Una vez que se «hizo la luz», Facebook, Twitter e Instagram revivieron y se llenaron de cientos de mensajes, donde no faltaron los memes para graficar este día. Eso sí, el humor estuvo al orden del día.