Inicio La Pampa Un francés demandó a una ex jueza de Paz pampeana

Un francés demandó a una ex jueza de Paz pampeana

DISPUTA POR IMPORTANTE HERENCIA EN PARIS Y AUDIENCIA EN EL JUZGADO CIVIL 3 DE SANTA ROSA

Imprevistamente una ex jueza de Paz de Santa Rosa, Amanda Sturniolo de Arano, resultó demandada por un ciudadano francés, que la acusa de haber actuado incorrectamente al formalizar un casamiento. ¿Cómo es eso? Thierry Jean Edouard Henri Rousset, el francés, se presentó en un expediente diciendo ser hijo de Gerard Bernard Angel, quien falleció en 2013 después de haberse casado con Lidia Cristina Porrini y fue declarada única heredera del extinto.
Es decir que la pelea es por la herencia que dejó Gerard, y que serían propiedades en el sur del territorio galo, y en la propia y cosmopolita París.
La ex funcionaria del gobierno de Luis Larrañaga -intendente de la ciudad entre 2011 y 2015- quedó alcanzada por un litigio judicial al que llega tangencialmente.

Quieren nulidad del matrimonio.
¿De qué se la acusa a la ex Jueza de Paz? Al parecer de haber realizado el acto de casamiento entre Porrini y Gerard fuera del espacio del Juzgado de Paz -en un ámbito privado-; y además que en la oportunidad sólo se presentaron dos testigos. El argumento para la denuncia es que se precisaban cuatro, aunque eso sería lo que prevén las normas en la actualidad y no cuando se produjo el enlace matrimonial. Rousset y sus abogados plantean la nulidad del matrimonio, y cargan judicialmente contra la ex Jueza de Paz.
Por su parte, la abogada Paula Lastiri, representando a Porrini, ya adelantó que a su criterio la presentación fue realizada fuera de término, y que además no hubo irregularidad alguna en el trámite realizado en el juzgado civil.

Importante herencia en Francia.
La disputa por una importante sucesión de bienes ubicados en territorios del sur de Francia -la Justicia había determinado hace ya seis años que Lidia Cristina Porrini es la única heredera-, tendrá un nuevo episodio cuando el próximo lunes 15 se realice una audiencia (apertura de pruebas) en el Juzgado Civil nº 3 de Santa Rosa. En la oportunidad estarán las partes litigantes, esto es la propia Porrini, y Thierry Jean Edouard Henri Rousset quien se declaró hijo del ciudadano francés Gerard Bernard Angel a quien la pampeana había heredado por ser su legítima esposa.
Lo cierto es que parecía no haber dudas que la importante herencia le correspondería a la mujer -según dos fallos judiciales firmes-, aunque con posterioridad apareció en escena el mencionado Rousset, argumentando ser hijo de Gerard.

Única heredera.
La santarroseña -que estuvo casada y se divorció en primeras nupcias-, ya separada legalmente de su primer matrimonio, conoció a Gerard Bernard Angel en 2008 en esta capital y se casaron en 2012, viviendo el matrimonio un tiempo en Santa Rosa y otro período en Francia. Tiempo más tarde al producirse el fallecimiento de Gerard -quien no tenía hijos reconocidos- comenzó el trámite sucesorio. Así se determinó el 20 de agosto de 2013, en el Juzgado Civil nº 3 a cargo del juez Guillermo Salas, que Lidia Cristina Porrini era la única heredera de los bienes que el hombre tenía en Francia.

Aparece Rousset.
Pero se habría de producir un hecho imprevisto antes de efectivizarse el traspaso de los bienes: un ciudadano francés, Thierry Jean Edouard Henri Rousset, inició una medida de prueba anticipada de íntima conexidad con el sucesorio de Angel, a los fines de determinar la filiación. Es decir que se presentó como hijo de Gerard, solicitando el 13 de febrero de 2013 -antes que Lidia fuera declarada heredera- que se le haga un ADN, lo que fue rechazado por el juez Guillermo Salas, resolviendo que la jurisdicción es internacional francesa.
Rousset apeló expresando sus agravios señalando que el juez Salas se equivocaba, e insistió en defender la jurisdicción argentina. También el fiscal general Guillermo Sancho defendió esa posición.

Porrini: «Hay fallo firme».
La propia Porrini -es representada por la abogada Paula Lastiri- en diálogo con LA ARENA relató hace algunos meses que estaba molesta, porque «ya fui declarada heredera, con fallo firme, pero en su momento el Juzgado Civil nº 3 quiso archivar el expediente; dejando ingresar a la sucesión a una persona que se dijo hijo de Gerard. Este hombre -Thierry Jean Edouard Henri Rousset-, se vino negando a hacerse el ADN en nuestro país, como oportunamente lo ordenó la Justicia provincial».
Dijo la mujer que Rousset «en un primer momento mismo pidió hacérselo, y por mi parte no me opuse ni me opondré a ese trámite. Pero pasan cosas raras: se agarran de un párrafo no vinculante de la resolución del STJ para pretender enviar el expediente a archivo. Y hay sentencia firme a mi favor en dos instancias», insistió.

Idas y venidas.
Cuando se presentó un escrito pidiendo se fije fecha para el ADN -prueba a la que Lidia nunca se opuso- la Cámara Civil resolvió a favor de Rousset sobre que la jurisdicción es argentina. Independientemente de esa resolución el fallo quedó firme.
Pero después, el 30 noviembre de 2016 Rousset dijo todo lo contrario: solicitó la caducidad de la causa, manifestando que la jurisdicción es francesa por no existir una acción principal de filiación en Argentina, cuando en su escrito inicial manifestaba todo lo contrario.
El 13 de febrero de 2017 el juez Abel Argüello, sustituto entonces en el Juzgado Civil 3, ordenó oficiar la exhumación del cadáver y determinó que se fije fecha para el ADN, y que Rousset viaje a nuestro país. El francés presentó un recurso contra ese fallo, que fue a la Cámara y que confirmó lo resuelto por Argüello el 22 de diciembre de 2017.

Contradicción judicial.
El hombre insistió con un recurso extraordinario provincial, y sin estar resuelto en el período que debía resolver el STJ, el propio Argüello amplió la declaratoria de herederos -en contra de sus propios actos y argumentaciones del 30 febrero de 2017- a favor de Rousset. Este hombre en Francia fue declarado hijo de Angel, porque allí se tiene en cuenta lo que se denomina «estado de familia», y no un ADN como en nuestro país.
Argüello también contradijo otra de sus decisiones, al determinar en su fallo del 13 de febrero de 2017 «sea que la demanda de filiación sea promovida ante los tribunales ordinarios de la provincia de La Pampa, o que lo sea ante los tribunales de la República de Francia, la prueba principal en la demanda de fondo será la pericia genética».

«Se viola el debido proceso».
Paula Lastiri, actual abogada de Lidia Porrini, advirtió que entre tantas idas y vueltas se estaría «violando el debido proceso», por lo cual se analiza presentar la denuncia penal y administrativa correspondiente.
Señaló que recién el 31 de octubre de 2018 resolvió el STJ declarar inadmisible el recurso presentado por Rousset, y que el del 13 de febrero de 2017 quedó firme la exhumación y el pedido de ADN. Pero Lastiri atribuyó al Juzgado Civil nº 3 tomarse de un considerando de la resolución del STJ para «decretar abstracto el proceso y solicitar el archivo de las actuaciones. El Superior Tribunal lo hace a modo de ‘obiter dictum’, pero no es algo que tenga poder vinculante ni tiene la fuerza de una resolución», advirtió Lastiri sobre lo que considera una equívoca interpretación del Juzgado Civil 3.
Resaltó Lidia Porrini que «gracias a las decisiones» de la Cámara de Apelaciones y el Superior Tribunal de Justicia la causa «sigue firme y en pie».

Próxima audiencia.
El 15 de agosto habrá un nuevo capítulo cuando se abra la causa a prueba ante el juez Pedro Campo, titular del Juzgado Civil nº 3, la presencia de Porrini y su abogada Paula Lastiri; Rousset -que es representado por el estudio Lauría de Capital Federal, que a su vez es patrocinado en Santa Rosa por la abogada María Noel Colángelo-; la ex Jueza de Paz Amanda Sturniolo de Arano y su abogado, Mario Aguerrido.