miércoles, 20 noviembre 2019
Inicio La Pampa Infierno en "El Rincón"

Infierno en «El Rincón»

Cuatro personas fueron aprehendidas este jueves sospechadas de haber participado del violento asalto -incluyó torturas- que sufrió un matrimonio de adultos mayores a fines de agosto en el campo «El Rincón», ubicado en cercanías a la RP 12 y RN 35. Las detenciones fueron producto de cuatro allanamientos que se realizaron en las provincias de La Pampa y Buenos Aires, donde también se secuestraron elementos pertinentes a la causa.
Tras una minuciosa investigación que incluyó la participación de diferentes dependencias policiales pampeanas y bonaerenses, la Fiscalía de Delitos contra la Propiedad y Juicios Directo junto a la Brigada de Investigaciones de la Policía de La Pampa esclarecieron ayer el violento asalto que sufrió un matrimonio, a fines de agosto.
Según consignaron fuentes policiales a LA ARENA, los cuatro allanamientos se realizaron en simultáneo en Santa Rosa, en la zona rural de General Acha, y en las localidades bonaerenses de Chascomús y Dock Sud, en Avellaneda. Producto del operativo, cuatro personas resultaron detenidas señaladas de ser los presuntos partícipes del violento atraco. Además, se secuestró uno de los vehículos involucrados en el hecho.

Un dato clave.
Un dato clave para dar con la identificación de los sospechosos se consiguió gracias a las tareas de prevención que se realizan desde la Policía de Seguridad Rural de la provincia, donde lograron dar con la identificaron tanto del vehículo y como de sus ocupantes, hoy detenidos y sospechados de protagonizar el violento robo.
«Los efectivos se encontraban ahí porque concurrieron a una presencia en otro campo cercano y allí observaron dos camionetas -una blanca y una oscuao- en la banquina, cuando regresan de la presencia ven a uno de los dos vehículos que habían divisado antes con el capot abierto. Se paran (los agentes policiales) para ver si necesitaban algo (los sospechosos), ahí identifican a éstas personas que son oriundas de provincias de Buenos Aires», indicó a este diario la fiscal María Cecilia Molinari, quien tiene en sus manos la causa judicial.
Y continúo: «Ni las personas ni el vehículo contaban con pedido vigente con lo cual luego de identificarlos siguen en viaje. Dos horas después, aparecen los dueños del campo en la casa del hijo porque al salir las personas que cometieron el hecho le rompieron las cubiertas a la camioneta, además de haberlos dejado maniatados. Ahí se hace la denuncia».
Finalmente, cuando prestan declaración ante el personal policial, la mujer afirmó que «estas personas quienes ingresaron al campo lo habían hecho en una camioneta de color oscuro», por lo cual inmediatamente lo asocian con el vehículo que habían detectado a la salida del campo de las víctimas.
A partir de este puntapié, iniciaron las diligencias judiciales y policiales correspondientes -que incluyeron escuchas telefónicas- para avanzar en la investigación y dar con los sospechosos, quienes fueron detenidos este jueves.
Otro dato que emergió a raíz de la investigación es que los perpetradores del asalto no actuaron solos, sino que tenían información de cómo y cuándo actuar: dos detenidos habrían protagonizado el robo, mientras que los otros dos habrían sido los entregadores. «Las personas que son de La Pampa son los entregadores» y, según se confirma en las escuchas, «tienen vínculos con los dos de Buenos Aires desde hace muchos año», afirmó Molinari.
«Durante el transcurso de este mes, se hicieron intervenciones telefónicas donde se corroboró la relación entre ellos y donde surge la preocupación que tienen todos después del hecho que los vinculen con el mismo», amplió la fiscal.

Un infierno.
Un verdadero infierno. Así se podría graficar lo que el matrimonio vivió durante el violento asalto que involucró tormentos, según confirmó Molinari a este diario. «Les tiraron gas pimienta, los maniataron, les apuntaron con un arma, al hombre lo golpearon y lo torturaron», reveló la fiscal.
«Le pusieron los pies en un fuentón con agua y le enchufaron al lado un cable pelado, con el que le hacían chispas en la cabeza para que le dijeran donde estaba la plata de la venta de una casa, venta que ellos habían hecho hace como 15 años y que obviamente no la tenían», señaló Molinari sobre la violencia que sufrió el matrimonio, donde el hombre de unos 84 años debió ser internado por un cuadro cardíaco.
Tras protagonizar el violento episodio, los dos sospechosos, quienes actuaron a cara descubierta, se retiraron del campo con un botín de 20 mil pesos, 700 dólares, un arma de fuego, gemelos de oro y otros elementos de valor que encontraron en la vivienda.

Formalización.
Los dos hombres, de 46 y 42 años, sospechados de haber sido los entregadores -y que tienen residencia en la provincia- serán formalizados en el transcurso de esta mañana. Según informaron fuentes judiciales, serán acusados en carácter de partícipes primaros de los delitos de robo en despoblado y en banda, cuya pena tiene un mínimo de 5 años de prisión. «Eso en principio, dependerá después de lo que surja en el proceso judicial» si se cambia la carátula o no, aclaró la fiscal.
Por otra parte, los otros dos sospechosos, de 47 y 44 años, que fueron aprehendidos en las localidades bonaerenses de Dock Sud y Chascomús deberán ser extraditados hacia La Pampa en los próximos días para ser puestos a disposición de la Justicia. En este caso, serán acusados de los delitos de «robo calificado, en despoblado, en banda con el uso de arma de fuego, privación ilegítima de la libertad y tortura», en carácter de autores, cuya pena tiene un mínimo 10 años de cárcel.

«Palabras de agradecimiento».
«Para la Brigada de Investigaciones, Seguridad Rural y la Seccional Segunda solo tengo palabras de agradecimiento», aseguró a LA ARENA Ariel Fernández, hijo del matrimonio que vivió el violento atraco a fines de agosto pasado, quien reconoció el labor que llevó adelante la Policía de La Pampa. «Siempre se preocuparon por la salud de mis papás, que aún están muy consternados por lo que pasó. Ahora espero que haya justicia, porque lo que vivieron no se lo merece nadie», precisó el hombre.