Un intento de “vuelta olímpica” terminó con incidentes

COLEGIO PIQUENSE

Dos adolescentes fueron demorados ayer luego de los serios incidentes que protagonizaron los alumnos de sexto año del Instituto Nuestra Señora de Luján de General Pico, que egresarán del colegio secundario.
Durante la noche del jueves, como es tradicional en algunos de los colegios de la ciudad, los alumnos del último año, previo a la despedida y al baile de egresados, organizaron una cena de gala en un salón de eventos céntrico.
Los jóvenes fueron hasta el colegio ayer a la mañana y pretendieron ingresar vestidos sin el uniforme habitual, con el objeto de izar la bandera, cantar el himno y dar la “vuelta olímpica” en el patio del establecimiento.
Sin embargo, en la puerta de la escuela, el rector Martín Ortiz no les permitió el ingreso, según indicaron los jóvenes y algunos de sus padres.
En ese momento, Ortiz les pidió que se retiraran o caso contrario llamaría a la policía. Minutos más tarde, un grupo de efectivos policiales llegó hasta el lugar y pretendió evitar el ingreso de los estudiantes. Esto derivó en que hubiera corridas, gritos, forcejeos y empujones, entre los estudiantes y la propia policía, que en el marco de los incidentes que se suscitaron, demoró a dos jóvenes. Otros habrían resultado lastimados y con marcas en distintas parte del cuerpo. Luego de varios minutos, los jóvenes se retiraron del lugar, tras lo cual, el propio rector fue a declarar a la sede de la Comisaría Primera.

Convivencia difícil.
Silvia Impaglione, madre de una de las alumnas, contó que al tomar conocimiento de lo que ocurría, fue hasta el lugar y se encontró al grupo de estudiantes refugiados en una esquina, muchos de ellos llorando, lastimados y golpeados, incluso las mujeres.
Además negó que los estudiantes hubieran provocado destrozos en el colegio y dijo que en los incidentes, los jóvenes los golpearon en el piso y algunos salieron muy lastimados.
A su vez, dijo que desde hace bastante tiempo que hay una convivencia muy difícil entre las autoridades del colegio y este curso, a los cuales este año, además de la “vuelta olímpica” les habrían prohibido otros “rituales” tradicionales en el último año del secundario, como el baile del carnavalito y otras prácticas.
Por último, en diálogo con LA ARENA, indicó que el grupo de padres “tendrá que tener conversación” con las autoridades del colegio privado, dado que aún quedan por delante algunas semanas de clases, la despedida que organiza quinto año, la entrega de diplomas y el baile de egresados.