Un jabalí en camioneta

INDIGNACION Y SORPRESA

Un episodio propio de aquellos paisajes que se contemplan de manera más frecuente en las localidades del interior pampeano fue registrado este viernes en pleno centro de Santa Rosa, al momento en el cual el conductor de una camioneta transportaba a un ejemplar de jabalí sobre un armazón de hierro colocado en la caja de carga. Se presume que la muerte del ejemplar tendría fines alimenticios, sin embargo causó gran indignación en quienes observaron lo acontecido puesto que el animal sin vida era exhibido cual trofeo en lo alto de la pick up.
Este hecho, poco común por cierto, hizo recordar rápidamente la reciente aparición de animales del campo en pleno casco urbano de la capital, como fue el caso de la puma que apareció en la Laguna Don Tomás (ésta estaba con vida); y la del zorro que yacía muerto en inmediaciones al estacionamiento de la Terminal de Ómnibus. También vino a escena el recuerdo de un motociclista que, a mediados del mes de mayo, llevaba en el asiento a un cordero recién faenado, en calle Urquiza y Lisandro de la Torre.

Enojo.
Teniendo en cuenta que en la provincia aún está vigente la temporada de caza de jabalí (culmina el 31 de este mes), la presencia de un animal de esta especie recién faenado no sería un inconveniente. Sin embargo la manera en la que era “paseado” por el centro de Santa Rosa -la imagen que ilustra a esta crónica fue captada en la intersección de Escalante y Centeno- causó gran indignación y revuelo en todas aquellas personas que presenciaron el hecho.
Es cierto que en cualquier pueblo del interior esta postal no generaría ninguna impresión porque es un suceso naturalizado, sin embargo aquí, en Santa Rosa, más de uno mostró su sorpresa y rabia al observar como el jabalí era transportado, cual trofeo, a bordo de una Chevrolet Silverado en una especie de armazón hecha con caños y en la que se observaba también una lona oficiando de techo o cubierta.
En este sentido, un testigo de lo ocurrido, atónito, casi sin poder creer lo que estaba observando, tomó un par de imágenes que luego envió a esta redacción y compartió de esta manera su enojo, el mismo enojo que expresaron varias de las personas que observaron lo ocurrido en las calles del centro local.