Un joven evadió un control y fue perseguido durante 4 horas

(Anguil) – Un joven de 21 años, oriundo de Lonquimay, fue detenido por la policía ayer a la madrugada, tras cuatro horas de persecución que se inició cuando el muchacho evadió a una patrulla de Anguil que intentó interceptarlo por realizar picadas con otro automovilista. Se le inició una causa judicial y se le labró un acta de infracción, además de secuestrársele el automóvil en que se conducía.
Fuentes de la subcomisaría de Uriburu indicaron que el hecho se originó cerca de la 1.30, en la zona urbana de Anguil. Un móvil policial observó a dos autos, VW Gol, que hacían picadas en el pueblo. Cuando intentó detenerlos, uno de ellos se fugó y fue seguido por la patrulla.
El Gol, color negro, tomó por la ruta nacional 5 hacia el este, y al llegar al cruce con la provincial 7, dobló hacia el norte. “En todo momento, el móvil policial trató de mantener distancia, porque el auto iba en zigzag por la 5, incluso apagaba las luces con el riesgo que ello implica”, señaló un vocero uniformado.
Agregó que una vez que el vehículo tomó la ruta 7, hizo unos kilómetros y giró hacia el este por la ruta 12 (de tierra) y allí comenzó a circular con las luces apagadas por caminos vecinales para distraer a las patrullas que intentaban interceptarlo. Además de móviles de Anguil y Uriburu, colaboraron policías de Mauricio Mayer y Colonia Barón, debido a que el auto llegó hasta el límite de esas jurisdicciones.
Luego de cuatro horas de persecución por la zona rural, finalmente los vehículos policiales interceptaron al Gol en inmediaciones de las rutas 12 y 3, ambas de tierra, entre Uriburu y La Gloria. “El auto ya presentaba daños evidentes porque el conductor lo llevaba al límite. En todo momento, cuando una patrulla se le acercaba, se evadía apagando las luces y circulando de esa manera. En todo momento puso en riesgo la vida de otras personas, principalmente cuando transitó por las rutas 5 y 7”, indicó la fuente oficial.

“Intento de coima”.
El joven infractor, según la policía, no estaba alcoholizado. Como agravante, agregó el vocero, cuando fue demorado por los móviles policiales “intentó coimear” a los efectivos, con 6 mil pesos que llevaba en el vehículo.
Al muchacho, que fue notificado en libertad, se le inició una causa judicial por “desobediencia y resistencia a la autoridad”, con intervención de la fiscalía de delitos contra las personas de Santa Rosa. Además, se le labró un acta de infracción por “maniobras peligrosas”. En tanto se le secuestró el automóvil.
Por su parte, al otro Gol que corría picadas en Anguil, también se le labró un acta de infracción por “maniobras peligrosas”.