Inicio La Pampa Un joven le robó $500 mil a una anciana de 94 años

Un joven le robó $500 mil a una anciana de 94 años

Un joven de 22 años fue detenido ayer martes por estar sospechado de utilizar las tarjetas de una mujer de 94 años, a la cual cuidaba. Con compras en negocios, online y con extracciones le sustrajo alrededor de 500 mil pesos.

La Brigada de Investigaciones, en conjunto con efectivos de la Seccional Primera, lograron identificar a un joven de 22 años que habría estafado a una adulta mayor a la cual cuidaba. El hecho comenzó meses atrás y la investigación comenzó cuando la víctima y sus familiares denunciaron el faltante de dinero en las cuentas bancarias.

Los investigadores lograron establecer que dentro del plantel de empleados que la cuidaban por su edad avanzada, había uno de ellos que «en algún momento se apoderó de su tarjeta de débito, hacía extracciones de 15 mil pesos y la guardaba».
Según explicaron a LA ARENA fuentes ligadas a la causa, al sospechoso se le imputan «distintos hechos de fraude por el uso no autorizado de tarjetas de débito y crédito, y un hecho de estafa».

El monto de la defraudación alcanza los 500 mil pesos. Según pudo saber este diario, el acusado no sólo extraía el dinero de los cajeros, sino que en otras oportunidades lo hacía «por caja acompañando a la señora, porque era una persona que trabajaba cuidándola. También utilizando la tarjeta en Mercado Pago (hacía compras online) y hacía compras en distintos negocios de Santa Rosa de muebles y prendas de vestir, entre otros. Ha utilizado la tarjeta haciéndose pasar por un familiar de la misma y eso lo tenemos documentado, dando un nombre que no sería el real, y dando datos de su DNI que tampoco serían los reales».

Las compras en los negocios fueron por sumas «muy importantes», en algunos casos compró muebles por 100 mil pesos y en otros casos prendas de vestir por «montos considerables».

Por las cámaras.
El sospechoso fue detenido ayer alrededor de las 16 horas luego de una ardua investigación que llevaron a cabo la Brigada de Investigaciones y la Seccional Primera. Para poder identificar al responsable, los investigadores recurrieron «en algunos casos a cámaras de seguridad», tanto de los comercios como de los cajeros automáticos donde extrajo el dinero.

Además, se estableció que había hecho contacto previo «para efectuar las compras por Instagram o por Facebook y las personas recuerdan quién los contactó y la foto de la red social».

En Santa Rosa, se realizó un «seguimiento comercio por comercio», donde el sospechoso «habría firmado los tickets de la tarjeta de crédito poniendo sus datos ahí», en algunos casos cambiando la firma y el número de DNI.
De todas maneras, los comerciantes manifestaron que «podrían reconocerlo en caso de volver a verlo porque se acuerdan de la persona cuando se presentó».

Detención.
Las tareas para localizarlo determinaron que el sospechoso estaba de viaje. Los investigadores tomaron conocimiento que su regreso estaba previsto para después del fin de semana, y ayer en horas de la tarde realizaron los procedimientos en una vivienda ubicada en Pasaje Mendoza y Stieben.

Los efectivos se sorprendieron porque «por fuera la casa no dice nada, apenas estaba revocada», pero el interior reflejaba un estilo de vida de gran poder adquisitivo, lo que no concordaba con los 12 mil pesos que tenía de ingresos por su trabajo de cuidado.

En el allanamiento, se secuestró una importante cantidad de muebles (dos juegos de sillones, mesas ratonas, mesa de comedor, sillas, televisores, sommier, pie de cama, respaldar, entre otros), prendas de vestir, ropa de cama, un celular y otros elementos de interés para la causa.

A su vez, también se incautó dinero en efectivo y joyería, una vajilla de plata y un equipo de mate artesanal, todos elementos que habían sido denunciados por la víctima como robados y que se recuperaron.
El sospechoso quedó detenido en la Seccional Primera, a disposición de la Fiscalía de Delitos Económicos, a cargo de Máximo Paulucci y la fiscal adjunta Micaela Succurro.

Identidad falsa.
Otra de las particularidades de la causa es que, en base a la información que se logró recolectar y a la que accedió LA ARENA, el sospechoso se daba a conocer «por un nombre que no es el real tampoco». Esto se pudo constatar debido a que no coincidía «la identidad que figura en redes sociales, con la que se presentaba ante su empleadora y familiares y la identidad que se pudo detectar en el allanamiento a través del DNI».

El joven, que se presentaba con el apellido Picón, tiene varios antecedentes por cambiarse la identidad. «Con ese nombre falso habría estado denunciado en General Pico en 2017. Justamente había un pedido de averiguación de paradero porque no se podía identificar a la persona».

Además, «con el nombre real en el sistema informático del Poder Judicial figura que tuvo una imputación en 2018 por usurpación».