Un joven prestó el celular y se lo robaron

EL LADRON FUE DETENIDO

Un joven de 18 años fue víctima del robo de su celular en Santa Rosa y de una manera insólita. Es que el ladrón, conocido del damnificado, le pidió que le prestara el teléfono para realizar una llamada. El chico accedió sin pensar que se lo iba a robar y se iba a dar a la fuga.
Frente al hecho, el propietario del teléfono hizo la denuncia en la policía, que al día siguiente desplegó un procedimiento en una vivienda de la calle 2 de Abril, en el barrio Villa Germinal, lugar donde secuestraron el celular y detuvieron al autor del robo. El ladrón tiene frondosos antecedentes penales, incluso había sido condenado a tres años de prisión.
Según confiaron a LA ARENA el episodio ocurrió el viernes a la noche, pasadas las 23, en una casa de la calle Bonnet, en el barrio San Cayetano, donde vive el damnificado. Hasta ahí llegó un muchacho -de unos 22 años- que sería conocido de quienes residen en el inmueble y solicitó al chico de 18 años que le prestara el teléfono para realizar un llamado. El joven no se negó y se lo prestó, pero fue robado.
Después del episodio la víctima hizo la denuncia en la Seccional Segunda, y fueron los efectivos de esa dependencia quienes al día siguiente allanaron la vivienda del acusado y encontraron el teléfono denunciado. Además detuvieron al ladrón por el hecho de hurto que cometió.

Antecedentes.
El ladrón tiene antecedentes por delitos de hurto y robo calificados, en hechos perpetrados en esta capital y por ello fue condenado en 2016 a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional.
Uno de los hechos ocurrió el 26 de febrero del 2016, a las 15.20 horas, cuando el imputado le arrebató a una mujer, sin ejercer violencia ni fuerza, una cartera que en su interior contenía la suma de $700, un par de lentes recetados, DNI a su nombre y tarjeta de débito del Banco de La Pampa, dándose a la fuga por calle Oliver, hacia la avenida Luro, introduciéndose en una vivienda , donde previo arrojar en la vía pública los objetos que había sustraído, fue aprehendido.
El otro episodio fue el 5 de marzo de ese mismo año, en horas de la madrugada, cuando el muchacho (en ese entonces tenía 19 años), previo a mostrar una botella rota de vidrio y apoyársela en el cuerpo a su víctima, le sustrajo la suma de $87.
En esa ocasión, la víctima estaba con su pareja, que también fue abordada por una chica (estaba con el delincuente) que le intentó robar la cartera aplicándole golpes. Tras el hecho los dos huyeron corriendo.
Tras estos episodios, el juez Mauricio Piombi lo condenó a la pena de (3) tres años de prisión de ejecución condicional, por el delito de hurto simple en grado de tentativa y como autor del delito en concurso real con el delito de robo calificado por haber sido cometido con arma -arma impropia- en grado de tentativa ambos en calidad de autor.