miércoles, 11 diciembre 2019
Inicio La Pampa Un mojón en la vida de la Araucanía

Un mojón en la vida de la Araucanía

Lourdes encara a toda potencia. Parte habilitada y ya no mira hacia atrás. Su objetivo está a unos 25 metros pero la carrera se hace interminable, como si el área rival se fuera alejando ante cada paso de la joven de Anguil. En la cancha de sintético del Club La Barranca todos hacen fuerza para que el destino de esa pelota sea la red. Adentro, compañeras y cuerpo técnico parecen detenerse para disfrutar del momento. Afuera, familiares y amigos empujan con gritos, ademanes y hasta con miradas. La delantera de 17 años soporta la presión; como si de repente hubieran quedado atrás las mariposas en el estómago del debut y las incertidumbres propias de algo que se presentaba como totalmente nuevo.
Por fin, la portadora de la número “10” pisa la zona roja. Levanta la cabeza, observa a la arquera y define con clase. El reloj marca 16 minutos de la primera parte y la selección de La Pampa acaba de marcar su primer gol en la historia de los Juegos de la Araucanía. El fútbol femenino, por primera vez en las competencias binacionales, abre una puerta más. Y con el empuje necesario para que nunca más se cierre.

El triunfo.
La goleadora que queda en la historia es Lourdes Loza, oriunda de Anguil y con presente como futbolista en el Estadio Municipal de Santa Rosa. Y es una de las figuras del seleccionado pampeano femenino que ayer, en su debut en los Juegos de la Araucanía, se despachó con una contundente victoria ante Tierra del Fuego por 4 a 0.
Otra aparición suya a los 23 del primer período, un golazo de Melany Quiroga a los 26 de la misma etapa y un tanto de Mariana Orellano a los 17 del complemento completaron el abultado triunfo de las dirigidas por Marcela Castro y Telbi Vera.
Con la goleada, que no dejó dudas del mayor poderío de las locales –más allá de los nervios de los minutos iniciales–, La Pampa quedó como líder del Grupo A junto a Araucanía, que en su debut también había vencido a Tierra del Fuego por 4–0. Hoy, en el mismo escenario y desde las 16, las pampeanas se medirán con sus pares de la Araucanía para definir al equipo ganador de la zona. El miércoles comenzará la fase final en busca del título.

Con orgullo.
“Cuando metí el gol casi se me caen las lágrimas”, se sincera Lourdes tras el partido. Mientras estira sus músculos en una ronda junto a sus compañeras, la goleadora toma conciencia de la importancia de su primer tanto. Todas la felicitan por su partidazo y sonríe ante cada saludo. Se la nota emocionada.
Ya no tiene la “10” con la que brillara unos minutos antes. Ahora viste una remera blanca con una foto suya junto a sus padres, Josefina y Raúl, que la observan a pocos metros y la esperan para fundirse en un abrazo. En sus manos, las canilleras también sobresalen del resto porque muestran las imágenes de sus papás, de sus hermanas Leila y Lilén y de los pequeños Santiago y Junior, sobrino y ahijado.
“Estoy orgullosa por mis viejos, que siempre me apoyaron”, dice la joven Loza. “Juego al fútbol desde los 5 años. Primero jugaba con los varones, pero a los 12 ya no me dejaron y abandoné por un tiempo. Cuando pusieron el fútbol femenino en Anguil arranqué de nuevo, y después me llamaron del Estadio Municipal”, cuenta la goleadora pampeana.
“Mis viejos siempre me acompañaron. Cuando era chica les costaba asumirlo, pero ahora que el fútbol femenino es una realidad lo viven con orgullo. Y yo estoy orgullosa por ellos, por mis compañeras, por representar a mi provincia en los primeros Juegos y por las mujeres que pelean desde siempre para que esto se haga más visible”, cierra Lourdes. Y se le llenan los ojos de lágrimas, como cuando anotó ese primer gol histórico.