Inicio La Pampa "Un patriarcado que debemos combatir"

«Un patriarcado que debemos combatir»

DURANGO Y LA DENUNCIA CONTRA DARTHES

El estremecedor relato de la actriz Thelma Fardín contra Juan Darthés fue un impacto que llegó a cada rincón de la sociedad argentina. Y el Senado de la Nación se convirtió en una caja de resonancia sobre esa denuncia de violación ya que las bancas de todos los bloques mostraron carteles con la leyenda «#MiráComoNosPonemos».
En ese marco, la senadora pampeana Norma Durango (PJ) fue una de las voces que más se hizo escuchar en el recinto. «Sentimos necesidad de afirmar una vez más nuestro compromiso inclaudicable como mujeres, como militantes políticas en contra de toda forma de abuso sexual, muestras de un patriarcado que debemos combatir día a día», afirmó.
Con énfasis en el acompañamiento colectivo de toda la Cámara, pero sin olvidar también las leyes que no se sancionaron para combatir la violencia machista, Durango y un grupo de senadoras se solidarizó con Fardín y se comprometió a seguir luchando para que los derechos de las mujeres no sean violentados.
La Cámara realizó una de las últimas sesiones antes del receso de fin de año, pero no pudo eludir el relato descarnado de Fardín sobre un abuso sexual que vivió cuando apenas tenía 16 años y estaba de gira con la novela infantil «Patito Feo». La senadora rionegrina Magdalena Odarda, del bloque Río-Sur, presentó una cuestión de privilegio y le cedió la palabra a Durango.
La senadora pampeana se comprometió a seguir trabajando «para denunciar, visibilizar y combatir estos abusos», según consignaron los medios porteños. «Valoramos el coraje hoy de Thelma Fardín, que se animó no solo a denunciarlo públicamente sino también ante la Justicia. También valoramos mucho el acompañamiento sororo de ese colectivo de actrices que nos representa a todas las mujeres y a los varones en estos casos», resaltó desde su banca Durango, que además preside la Comisión de Banca de la Mujer.
«Junto a tantas compañeras mujeres de este recinto, pero también de los compañeros varones que integran este Senado, en la Banca de la Mujer seguiremos trabajando siempre para denunciar, visibilizar y combatir estos abusos», agregó Durango.
La senadora nacional por La Pampa destacó además la «solidaridad» entre mujeres y pidió profundizarla para «estar más unidas que nunca», al tiempo que evaluó: «Estas heridas nos fortalecen contra nuestra lucha contra lo que siempre se nos ha impuesto».

A los diputados.
Luego, Durango le devolvió la palabra a Odarda, quien aclaró que la cuestión de privilegio la presentó «contra todos los diputados nacionales que no dieron quórum al momento de tratar la Ley Nacional de Emergencia de Violencia contra las Mujeres». La senadora recordó que la cámara alta aprobó por unanimidad la norma pero luego «se cayó en Diputados».
En esa línea, subrayó que «este colectivo social de mujeres artistas argentinas que han llevado adelante esta gravísima denuncia pública nos hace decir a todas las mujeres argentinas que seremos y somos solidarias con todas aquellas mujeres víctimas de la violencia».
«Por Thelma, por todas aquellas mujeres víctimas de femicidios, de cualquier tipo de violencia, por nuestras familias, por nuestros propios hijos, no nos callamos más. Miren cómo nos ponemos», cerró al levantar como bandera la consigna de las actrices.

Contención.
Luego pidió la palabra la senadora bonaerense Gladys González, de Cambiemos, quien expresó que «es evidente que todo este Senado se compromete con esta agenda» y criticó «la expresión más terrible del patriarcado y del machismo».
«Me solidarizo desde lo personal, pero esta Cámara se solidariza como cuerpo en su conjunto con el caso de Thelma y el caso de todas aquellas mujeres que aún no se han animado a denunciar», aseguró y luego insistió en que tiene que haber una perspectiva de género en la Justicia para que las mujeres puedan sentirse acompañadas a la hora de denunciar. «Seguramente Thelma se animó porque estuvo acompañada, porque hubo mujeres que le creyeron. Esa contención es la que necesitan las mujeres para denunciar. Sin ese acompañamiento y sin una sociedad que les crea y las escuche, no va a ser posible terminar con este flagelo», concluyó.