Un prestamista involucrado en la “reducción” de dólares robados

MEGAOPERATIVO POLICIAL

El robo ocurrió el pasado jueves 4 de octubre en una vivienda ubicada en avenida Circunvalación Santiago Marzo y Ruta Nacional 5, en el barrio Villa Navarro Sarmiento de Santa Rosa, cuando un delincuente aprovechó la ausencia de sus moradores para ingresar a la propiedad y hacerse con una importante suma de dinero en efectivo (unos 14 mil dólares); una bicicleta de competición, indumentaria y otros bienes personales. Conocido el caso, la Brigada de Investigaciones dependiente de la Unidad Regional Uno (URI) y personal de la Seccional Primera, desarrollaron un trabajo paciente que requirió de dos etapas y que culminó con un impresionante despliegue de siete allanamientos; la detención de una persona mayor de edad, la individualización de sus encubridores; el secuestro de gran parte del botín (dólares y pesos) y otros bienes.
El único detenido por el robo, un joven de 24 años e identificado bajo las iniciales A.G., fue acusado formalmente por el fiscal Facundo Bon Dergham, de la Fiscalía de Delitos Contra la Propiedad y Juicios Directos; estará detenido con preventiva por 45 días, hasta que concluya el proceso de investigación.

Primera etapa.
Podría decirse que el golpe dado fue propio de un filme policial, y de acuerdo a la información brindada ayer a LA ARENA por fuentes estrechamente ligadas con la investigación, tras conocer el ilícito la fuerza estaba algo desconcertada: “en un principio no contábamos con demasiados elementos, por lo que llevamos adelante varias hipótesis, hasta que fuimos descartando algunas de ellas y logramos establecer que el autor del hecho había ingresado en determinado barrio donde centramos las tareas”.
Por fortuna para los investigadores la causa dio un giro favorable y después de varios días de trabajo lograron hallar al autor del robo. Fue pasado el mediodía del jueves 11, cuando los uniformados arribaron a una casa del barrio Santa María de la Pampa. Al arribo de los efectivos les sorprendió la velocidad de su morador para saltar los techos y patios linderos; aunque su fuga fue infructuosa, ya que personal del servicio de calle logró detenerlo a una cuadra del lugar.
En el barrio se hicieron tres allanamientos y en cada lugar allanado, los efectivos lograron recolectar distintos elementos de prueba: efectos personales, indumentaria y parte de la bicicleta robada (que habían colocado en otro rodado). Sin embargo el golpe grande fue en una casa de la calle Pavón al 1500, en el barrio EPAM, donde hallaron -dentro de una bolsa que guardaban en un cajón- la suma de 2.600 dólares y unos 130 mil pesos que estaban compactados al vacío bajo el sistema de termosellado.

Segunda etapa.
En todo el desarrollo de los allanamientos hubo algo que llamó muchísimo la atención de las personas que trabajaron el caso: la disposición del efectivo. “La persona detenida en el hecho -conocida en el ambiente delictivo- no se halla bancarizada y sin la complicidad de alguna de las personas que intervinieran en el pasamanos, en el cambio de la moneda extranjera a pesos; difícilmente es que podría haberlo realizado”, confió la fuente a este diario.
Es por ello que tras el análisis de los elementos recuperados fueron surgiendo otras diligencias judiciales, pero para esta etapa ya trabajaban sobre otras personas sospechadas por colaborar a cambiar los dólares a pesos. Fue así como surgieron tres allanamientos más. Dos en Zona Quintas, en cercanías de la Laguna Don Tomás y otro en la calle Santiago del Estero al 900 -este último se hizo ayer en horas de la mañana-, donde residiría un prestamista. Las personas que habitaban las viviendas fueron puestas a disposición de la Justicia, pero quedaron en libertad.

Una cara, pieza clave del rompecabezas
Dentro de este episodio delictivo hubo un incidente que volvió todo mucho más interesante. Y es la manera en la cual los investigadores llegaron a encontrar el resto del efectivo que en los allanamientos no podían hallar.
La noche anterior a la detención del autor del robo de los 14 mil dólares y de la bicicleta de competición, tres mujeres denunciaron un intento de robo en la Seccional Segunda, dependencia que intervino primero y luego dio conocimiento a la Brigada.
El hecho ocurrió el miércoles 10 en la calle Pavón al 1500. Según las denunciantes, tres personas encapuchadas y armadas irrumpieron en el inmueble y bajo amenazas de muerte exigieron que entregaran el dinero. Pero el llanto de unos niños logró que finalmente los tres desconocidos huyeran del lugar.
Hasta ese momento era un intento de robo más, con el condimento especial de que los encapuchados sabían que ahí guardaban dinero; y la policía desconocía ese dato (demás está aclarar que la denunciante no se los informó).
Al fin y al cabo, al mediodía siguiente ocurrió todo. La policía allanó una de las casas del barrio Santa María de La Pampa y fue en ese entonces que, en pleno procedimiento, la cara conocida de una mujer terminó de armar el rompecabezas. Se trataba de una hermana del hasta ahora único detenido. La misma persona que horas antes había sido víctima de un intento de robo en manos de tres encapuchados armados. De esa forma los investigadores lograron saber dónde se encontraba escondida la parte faltante del botín.