“Una barrera comercial”

RECLAMO POR LA CARNE PAMPEANA

El diputado provincial Espartaco Marín, jefe del bloque PJ en la Legislatura pampeana, cuestionó al gobierno nacional que “aplica un modelo neoliberal” en su política económica exterior y en el país “mantiene vigente una barrera comercial”, que prohíbe el paso de carne con hueso de La Pampa al sur, “sin argumentación sólida”.
“Mientras que del país para afuera vemos cómo el gobierno nacional aplica un modelo neoliberal, de apertura de importaciones, librecambista, sin regulación del mercado. Para dentro sigue manteniendo vigente una barrera comercial sobre nuestra provincia sin ningún tipo de argumentación sólida”, manifestó.
De esa forma, el diputado se refirió a la barrera sanitaria que prohíbe el paso de carne vacuna pampeana hacia el sur del río Colorado, lo que podría otorgar un beneficio a la producción de los frigoríficos de la provincia que tendrían la posibilidad de comercializar con el resto de las provincias de la Patagonia.
En su cuenta de la red social Facebook, Marín afirmó que “si la razón es sanitaria y nuestra zona sigue representando un riesgo por ser libre de aftosa pero solo con vacunación ¿por qué no ha habido un brote entre tanta carne comercializada de manera “ilegal” al sur de nuestra provincia?”.
En esa línea, se preguntó también: “Si la razón es política ¿por qué no le preguntan al resto pueblo patagónico si no prefiere comer nuestro asado de excelente calidad y a la mitad del precio?”.
El Senasa y la Policía revelaron datos sobre decomisos, y de la realidad económica de la región, aseguran que el negocio de contrabandear carne de La Pampa a Río Negro y Neuquén es millonario. Para ello solo vale evaluar que en 2018 se decomisó mercadería valuada en 10 millones de pesos. Las fuentes afirman que ese volumen es solo una mínima parte de la actividad que solo configura una falta.

Inconstitucional.
El gobierno pampeano mantuvo con dureza el reclamo por el levantamiento de la barrera sanitaria durante esta gestión de Carlos Verna. Entre otras cosas, sostuvo que la prohibición es “inconstitucional porque no hay cuestiones sanitarias” en el medio y afirmó que “es una aduana interior, una barrera comercial que no resiste ningún tipo de análisis”.
“También defendemos a los consumidores porque, sin ofender a nadie, la carne pampeana es absolutamente superior. Lo pudieron constatar -los diputados patagónicos- cuando vinieron acá. Nosotros tenemos que defender a los productores pampeanos y que los habitantes de la Patagonia puedan comer asado a precio módico”, argumentó el Ejecutivo pampeano.