Inicio La Pampa Una comuna macrista quiere desalojar a "La Comunitaria"

Una comuna macrista quiere desalojar a «La Comunitaria»

AMERICA: AUTORIDADES PRETENDEN CERRAR UN CENTRO CULTURAL

(General Pico) – El municipio de América, partido de Rivadavia (Buenos Aires), pretende desalojar a la Cooperativa La Comunitaria del espacio que le cedió en comodato hace un tiempo, para la apertura de un centro cultural que ofrece talleres, espectáculos gratuitos y contención para decenas de jóvenes de la localidad.
La gestión macrista de Javier Reynoso envió hace unos días al Concejo Deliberante una nota para que se declare de interés la construcción de una residencia universitaria en el mismo espacio que le cediera a la organización cultural. El proyecto fue aprobado por mayoría (la oposición votó en contra), y La Comunitaria deberá abandonar el lugar el 10 de diciembre. Esta medida violó el convenio de comodato que ambas partes subscribieron durante los últimos años, el cual establecía la renovación automática del mismo, y sin consulta de las partes, en caso de darse la reelección de Reynoso.
El intendente macrista se impuso en los comicios locales, pero no respetó lo firmado y ahora pretende desalojar a la cooperativa que también tiene fuerte presencia en las diferentes localidades del distrito, como también en General Pico (donde levantó un centro cultural) y en el oeste pampeano.

Trabajo comunitario.
«En 2012 empezamos a trabajar en ese lugar que estaba destruido, porque lo usaban para hacer simulacros de incendio. Empezamos a acondicionarlo, y a principios de 2017 se dio una pelea fuerte con el municipio, porque querían usar todo el predio para hacer una escuela de idioma. Luego reconocieron que veníamos trabajando y nos firmaron un convenio de comodato», le contó a LA ARENA María Emilia de La Iglesia, referente de La Comunitaria.
«Nosotros queríamos que fuera por muchos años por las inversiones que le queríamos hacer al lugar, y logramos que nos dieran el comodato por cuatro años con renovación automática en caso que se verificara la reelección del intendente Reynoso, pero la primera medida que tomó luego de ganar las elecciones, fue enviar esta una nota al Concejo, diciendo que necesita el lugar para hacer una residencia universitaria», señaló.
«No estamos en contra de una residencia universitaria, pero hay un montón de lugares que se pueden usar para eso. Hay un albergue municipal que está en el vivero que tiene 140 camas, hay espacios que sobran. La pena es que quieran romper con un espacio de contención de jóvenes, donde damos más de 20 talleres culturales, donde hacemos obras de teatro contra las adicciones, donde tenemos un merendero, donde cortamos gratis el pelo a los niños y niñas, donde se hacen festivales y es un lugar de ensayo para todas las bandas de rock independiente. No se está respetando la palabra firmada y no respeta a un montón de gente que día a día trabaja por la cultura comunitaria», agregó.

Hostigamiento.
Para convertir a un galpón abandonado en un centro cultural, La Comunitaria realizó muchísimos arreglos: cambió el techo e instaló celulosa inyectable para mejorar la acústica; habilitó una nueva sala este año; pintó dos murales de alto valor cultural en el frente del edificio; acondicionó los sanitarios y el portón; y realizó otros trabajos estructurales.
Sin embargo, el centro cultural podría cerrarse a partir de una nueva gestión de Reynoso, que obtuvo la victoria como candidato de Juntos por el Cambio.
«La Comunitaria» entiende que se trata de una persecución hacia la entidad, porque no es la primera vez que la comuna de América toma una medida que atenta contra el desarrollo cultural.
«Hay mucho hostigamiento, mucha persecución, y nosotros somos una organización sin fines políticos partidarios. Sí tenemos una visión política cultural que queremos para nuestro distrito, y por eso defendemos la cultura comunitaria. Pero estamos sufriendo un hostigamiento muy grande, y lo máximo ha sido que nos dijera que el 10 de diciembre nos tenemos que ir, pero hace cuatro años que le mandamos cartas y el intendente no nos quiere recibir», indicó.
«Venimos con peleas que van escalando a niveles impensados para pueblos chicos como este, porque más allá de que podamos pensar diferente respecto de la cultura y lo social, en definitiva somos vecinos y nos vemos todos los días, y saben muy bien el trabajo de contención que hacemos. Si eso se termina van a quedar muchos chicos desamparados. Vamos a tratar de tener las reuniones institucionales con el intendente para hacerlo recapacitar, y si no, tendremos que ir a una acción legal para que no se genere un abuso de autoridad», agregó.
«El diálogo institucional lo vamos a tratar de solicitar hasta el cansancio. El pueblo sabe que es una injusticia porque nos vieron trabajar día y noche en ese lugar. Es una clara persecución, porque la residencia universitaria se puede hacer en un montón de otros lados», finalizó.