La familia varada en la terminal pudo viajar a Jujuy

EL MUNICIPIO Y UN VECINO PAGARON LOS PASAJES

Un matrimonio y sus tres hijos pasaron dos días a la vera de la ruta 35 en el ingreso norte a Santa Rosa. Desde el domingo permanecían en la Terminal de Ómnibus. Este martes a la noche partieron en micro con rumbo a Jujuy.
Este martes al mediodía, en diálogo con Radio Noticias, Jorge Páez contó su periplo por varias provincias del país en busca de trabajo y un “techo digno” para su familia, integrada por él, su compañera embarazada de seis meses y sus hijos de cuatro, tres y un año y medio.
“Desde el viernes me estoy comunicando con gente del gobierno y me dicen que no nos pueden dar una ayuda porque no somos de acá”, había asegurado Jorge cuando el movilero se acercó a la Terminal de Ómnibus, donde se refugiaban del frío.
Pero, luego de la entrevista radial, funcionarios municipales se contactaron con el matrimonio y les ofrecieron pagarles pasajes por un valor de 4.000 pesos con destino a Córdoba o La Plata.
Según Sandro Martín, director de Gestión Social de la comuna santarroseña, les gestionaron los boletos para que pudieran viajar este martes a la noche a la ciudad de La Plata, donde el hombre tiene un hermano.

Gesto solidario.

Sin embargo, este martes por la tarde, Jorge le informó a un periodista de LA ARENA que después que el empleado municipal tramitara los pasajes hacia la capital bonaerense, un vecino solidario les propuso abonar la diferencia para que pudieran viajar a la provincia norteña, que era la intención de la pareja.
Además de aclarar que ayer el municipio le brindó el almuerzo a la familia, Martín aseguró que el área a su cargo no contaba con los 7.100 pesos en efectivo que se requerían para comprar los tres pasajes y medio hasta Jujuy.
Jorge, en El aire de la mañana, relató que vivían en Salta pero hace seis meses perdieron la vivienda a causa de una inundación. Sin casa y con “changas” cada vez menos frecuentes, hace dos meses emprendieron viaje a Trevelín, Chubut, tentados por un hombre que le propuso trabajo y alojamiento para toda la familia.
“Vivíamos en un tráiler. El tipo desapareció y no pude cobrar el trabajo. Entonces nos fuimos a Bariloche. Paramos en unas cabañas hasta que aparecieron los dueños y nos tuvimos que ir. Dormimos tres días en el hospital. Luego una persona nos acercó hasta Neuquén en una camioneta y la municipalidad nos pagó los pasajes hasta Santa Rosa”, contó.

“Trabajo y techo digno”.

“Necesito conseguir un trabajo digno para salir adelante porque la estamos pasando mal. Nunca tuve ayuda de nadie. Siempre fui independiente. Lo que más me duele es andar con mis hijos. Si el tipo me hubiera dicho que fuera solo, lo hubiese hecho, no tenía problemas”, lamentó.
El viernes y el sábado hicieron “dedo” en la ruta 35, en el ingreso norte a la ciudad. El domingo se volvieron a la Terminal de Omnibus porque no soportaban el frío.
“Una mujer se acercó, nos compró algo de comida y nos pagó una pensión para dormir anoche. Estábamos sucios. Mi señora pudo lavar la ropa y descansar con los chicos”, dijo Jorge, agradecido.
“Soy matriculado en gas, hago plomería y reparación de cloacas. Yo lo que quiero es trabajar y salir adelante. Porque lo único que he hecho siempre es trabajar. Necesito un trabajo y un techo digno para mi familia, nada más”, concluyó.