Inicio La Pampa Una historia sin fin y sin obras

Una historia sin fin y sin obras

EXCESOS HIDRICOS EN EL NORTE PAMPEANO

Los incidentes en torno a los excesos hídricos y su derivación son una constante en la región en la que se forma una triple frontera entre La Pampa, Córdoba y Buenos Aires. Y mientras los productores de las tres provincias esperan soluciones a través de obras que no llegan, ni de parte de Córdoba (de allí viene el agua) ni de Buenos Aires, hacia allí la lleva la pendiente natural, la historia se engrosa con taponamientos, canales ilegales, denuncias, y conflictos varios.
Ayer informamos sobre la más pura actualidad, que es la acumulación del agua en todo el departamento Chapaleufú, con especial amenaza al casco urbano de Bernardo Larroudé, pero aún cuando las lluvias de este verano han sido normales, los problemas no han desaparecido, acarreando entonces los continuos idas y vueltas exacerbados por los intereses económicos que se van afectando
En febrero, La Pampa denunció públicamente un taponamiento en el canal ubicado en el límite entre Córdoba y La Pampa, unos 2.000 metros antes de llegar al Meridiano V, a unos 500 metros de Banderaló. Justo en un camino que divide La Pampa de Córdoba.
Entonces se dijo que “de manera intencional interrumpieron el canal de escurrimiento lo que provocó un significativo ascenso de una laguna al norte de Larroudé, lo que constituye una amenaza para esa población. Alguien lo hizo en forma intencional desde Buenos Aires, en forma pública o privada”. Lo dijeron técnicos de la Administración Provincial del Agua (APA).
Ante la imposibilidad de acceso de maquinaria pesada por falta de piso, la limpieza del canal fue realizada por un grupo de operarios a pala y carretilla, a partir de lo cual, la situación comenzó a normalizarse.
“De forma permanente se monitorea la zona, por eso lo vimos y ya hemos destapado 17 tubos de alcantarillas. Esto tiene que ver con la forma de razonar que tienen en Buenos Aires. Ellos creen que el agua que entra a La Pampa desde otra provincia se la tiene que quedar La Pampa, cuando no es así. Estamos hablando de un escurrimiento por pendiente, casi natural”, sostuvo el ingeniero Eduardo Mangas, de la APA, en esa ocasión.

Demandas.
Hace dos semanas se supo que productores rurales que tienen sus campos en el sur de Córdoba, a la altura de Larroudé, advirtieron que se vienen demandas penales contra el Estado pampeano por la obra llamada Canal Norte, de 63 km de largo, porque los está inundando. Denunciaron que está “mal diseñado y ejecutado porque el agua captada no puede, por gravedad, llegar al río Quinto”. Aseguraron que hay “10 alcantarillas tapadas” y se formó “un dique”.
Cuestionaron la llamada obra que iba a trasladar el excedente hídrico de las lluvias hacia el río, realizada por la APA. Dijeron que ese canal fue “mal proyectado” porque, a raíz del “desnivel”, el agua “no avanza hacia el este y no la pueden conectar al río, el agua regresa”.
Uno de los campos que estaría afectado es la Estancia “La Elena”, de unas 2 mil hectáreas. Se encuentra a solo 2 mil metros al norte de Larroudé, pero del lado de Córdoba. “Estamos muy inundados. También otros productores vecinos”, dijo Eduardo Beloqui, uno de los dueños.
El principal apuntado era Mangas. “Se niega a destapar las alcantarillas para que el agua escurra naturalmente”, agregaba Verónica Beloqui, hermana de Eduardo. “Ahora hay un dique del lado de Córdoba, generado por Mangas. El mismo que se quejaba de las alcantarillas tapadas en el Meridiano V, por Buenos Aires, y que dejaba el agua en La Pampa. Ahora él hace lo mismo pero a Córdoba”.
Por lo tanto, los hermanos enviaron una carta documento a la APA. Y advirtieron que, en caso de no tener solución, accionarán penalmente en la Justicia Federal.