Una invernada acotada por el precio del gordo

DE REMATE EN REMATE

La debacle en el precio del consumo en Liniers llevó a un reacomodamiento del precio de la invernada. Hubo demanda interesada pero más acotada a otra relación. La exportación continuó con buenos valores. Incendios y pocas lluvias complican el panorama.
HERMES RICARDO TORRA – La comercialización de haciendas de invernada tuvo en el inicio de los remates del mes una plaza más acotada en sus precios ante las bajas sucesivas registradas en el mercado de Liniers. Igualmente y en la comparación gordo/invernada la relación continuó favoreciendo a la segunda en base a que el precio del consumo cayó algo más que la reposición.
El mercado se estableció con una demanda que mostró un interés particular por los muy buenos conjuntos de novillos y novillitos, de excelente mestización y buen estado de preparación. Fue allí donde tanto invernadores tradicionales como representantes del engorde a corral pugnaron con mayor solidez para dejar como saldo algunas leves ganancias respecto al cierre de diciembre.
En el resto de las categorías la situación fue distinta y consecuentemente los precios de la reposición se ligaron a los futuros márgenes de rentabilidad para establecer precios inferiores a los que regían con anterioridad en la plaza de invernada.
Pérdidas de entre 1,50 y 2 pesos para los terneros de 160 a 200 kilos y entre 2 y 3 pesos para las terneras de los mismos kilos, fueron entonces comunes para los primeros remates del año y siempre respecto al cierre anterior.
En las haciendas más livianas, calidad y cantidad le dieron a los terneros algunos valores interesantes. En vacas hubo buen interés por las con crías -la mayoría usadas- que en base a clase, calidad, tamaño, buen estado de preparación y terneros al pie logrados y al destete se vendieron con buenos valores dentro de plazos de 45 a 90 días.
Por otra parte, los incendios que se registran en distintos puntos de nuestras zonas de cría y algunas ventas postergadas por cuestiones impositivas, van aportando una oferta superior a la de años anteriores para esta época del año.
Por otro lado, la falta de precipitaciones en todo el territorio hace a un alto grado de preocupación de todos los productores ganaderos, que en lo inmediato y hacia el futuro ven limitadas sus posibilidades productivas.

En Liniers.

Una demanda que se muestra suficientemente abastecida para las ventas de esta época del año volvió a actuar con suma tranquilidad, generando nuevas bajas para la generalidad de las categorías y clasificaciones.
La tranquilidad fue tal que para encontrar precios de esta naturaleza hay que remitirse a la primera quincena de marzo de 2017, lo que habla a las claras de la preocupación de los invernadores y fundamentalmente de los feedloteros, que a estos precios y con lo que pagaron por la reposición están trabajando con nula rentabilidad e inclusive con pérdidas.
La entrada de la semana fue de 25.135 vacunos, 1.967 más que en el ciclo hebdomadario anterior. El ingreso de haciendas pampeanas también fue superior, al contabilizarse 1.532 cabezas contra 1.228 de la primera semana de enero.
El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales fue fijado en 28,813 pesos versus los 29,710 pesos anteriores. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos se ubicó en 29,846 pesos (anterior $ 30,395) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos en 30,901 pesos contra los 31,737 pesos del ciclo hebdomadario anterior.

Exportación.
Un buen nivel de actividad continúan mostrando los frigoríficos exportadores en las distintas regiones del país, manteniendo en algunos casos cotizaciones anteriores por necesidades de faena. En otros y principalmente por parte de empresas de Buenos Aires y Santa Fe, que se muestran más “cubiertos”, las cotizaciones cayeron entre 0,50 y 1 peso, amparándose también en la baja que mostraron los precios en Liniers.
En nuestra provincia una de las empresas continuó con los 61,50 pesos por novillos que en el gancho dieran hasta 150 kilos la media res; 61,00 pesos hasta 160 kilos y 60,50 pesos hasta 170 kilos “la media”, con pago a 30 días. Sobre frigoríficos de Buenos Aires la mayoría de los operadores situaron sus cotizaciones entre los 61,00 y 62,00 pesos con plazos de 7, 21 y 30 días de acuerdo a calidad y uniformidad de los lotes. Por vacas con certificado para exportar los ofrecimientos se situaron la pasada semana entre 52,00 y 52,50 pesos, 1,00 a 1,50 pesos menos que el período anterior, con mayoría de plazos a 30 días.