Inicio La Pampa Una larga espera en tiempos de crisis

Una larga espera en tiempos de crisis

Alrededor de 14 horas -incluyendo toda la noche, hasta que amaneció-, permanecieron Gloria, la primera de la fila, y un grupo importante de personas frente al Instituto de Seguridad Social. Así desde la media tarde del domingo hasta el lunes a la mañana, hasta ir completando toda la cuadra sobre 9 de Julio y luego dar la vuelta por calle Avellaneda, esperando conseguir un turno que los lleve a acceder al crédito para empleados públicos que entrega el organismo.
En algún momento la cola llegó a tener casi tres cuadras, y se calcula que cuando el ISS comenzó a atender eran miles las personas que se habían congregado. Muchas se habían instalado desde poco después de las 6 de la tarde del domingo; y otras se fueron incorporando a lo largo de toda la noche. Estuvieron los que lo hicieron después de cenar, y quienes llegaron de madrugada, algunos con reposeras, o simples banquetas de plástico (muchos directamente optaron por sentarse en las veredas). Eso sí, estuvieron los previsores que termo en mano hacían correr el mate entre los circunstanciales vecinos.
Había entre los que iban por un turno muchos empleados actuales, pero también otros que ya están en condición de jubilados. De las más diversas reparticiones: los que revistan -o lo hicieron antes- en Casa de Gobierno; y de otras dependencias descentralizadas.
Mientras no faltaban los que se tomaban con humor el tema; otros -tal vez un poco adormilados- tenían cara de pocos amigos.

Para qué el crédito.
Consultados por un cronista de este diario, los que hablaron dieron las más diversas explicaciones: «En mi caso tengo que hacer frente a deudas… me quiero poner al día porque Macri me está matando. Las tarifas me tienen loco, y a veces hacemos maravillas para poner el pan en la mesa», dijo Marcelo.
Otro señor, ya el domingo a la nochecita, sentado en una reposera leía un diario y de vez en cuando echaba un parrafito con el «vecino». Carlos expresó que «en mi caso quiero hacer algún arreglito en la casa, porque la verdad es que el sueldo hoy no alcanza. Por suerte no tengo crédito anterior, así que espero que me den los 50.000 pesos que nos vienen muy bien en la familia», completó.

Pagar cuentas.
Claudia estaba enojada: «Menos mal que el gobierno provincial salió con esto… va a ser difícil pagar, pero no tenemos alternativas. Tenemos que sacar el crédito sí o sí. Vamos a pagar cuentas».
Sandra también se manifestó más o menos de parecida manera: «Tengo un crédito anterior, pero está casi todo pago… así que lo que quede de 50.000 pesos, si llego a ese monto, va a ser para ayudar a los chicos que están estudiando en Córdoba. Tengo dos: un varón y una mujer, y se hace muy difícil sostenerlos».

Los bromistas.
Por supuesto -en tantas horas- estuvieron los bromistas, los que siempre encuentran un motivo para reírse de una situación. Uno de ellos Raúl («El Mono») Carasay (ex empleado municipal): «Estoy haciendo cola para un trabajo», le dijo a alguien que pasaba. El otro, que lo conocía bien, contestó rápido: «¡No ‘Monito’!, eso sí que a vos no te lo creo: cola vos, buscando trabajo, imposible». Los que estaban cerca y escucharon se rieron con ganas…
Lo cierto es que, la impresión que da, es que si bien el aumento del monto al que se puede acceder actúa como un acicate para solicitar el préstamo, también resulta claro que semejante cola de gente es una postal más de una crisis que ya agobia.

«La realidad sorprende»
«Uno generalmente lo dice o lo piensa, pero cuando la realidad te lo muestra te sorprende, porque es mucho mayor que lo que uno esperaba», manifestó el secretario general de ATE, Ricardo Araujo, ante la consulta sobre la larga fila que formaron los empleados estatales. Para el gremialista, la inusual postal se debe a que «la gente está endeudada». A su vez, señaló que «de la categoría tres para abajo, están todos debajo del límite de la pobreza, porque el sueldo de los trabajadores no llega a los 27 mil pesos».

«Están previstos los fondos»
Hasta el mediodía de ayer en el Instituto de Seguridad Social habían sido atendidas alrededor de 700 personas, que buscaban su turno para -en el momento determinado- presentarse a llenar la solicitud de los créditos de hasta 50 mil pesos que otorga el organismo.
La gerente contable financiera del ISS, Laura Beatriz Rusos, le dijo a este diario que no debe tener temor la gente de que se acaben los fondos «porque está hecha la previsión para que toda la gente que está en condiciones pueda acceder al crédito».
La funcionaria señaló que «se están entregando turnos para los meses de abril y mayo, en el horario 7 y media a 12 y media». No obstante la enorme cantidad de personas -muchas de las cuales «hicieron noche» en las veredas aledañas al edificio del ISS, no se mostró sorprendida por la demanda, aunque admitió que «son muchas».
Recordó en ese sentido que en 2004 -luego que los préstamos estuvieron suspendidos después de la debacle económica del delaruismo-, «también hubo mucha gente; y en 2008 cuando los montos se actualizaron a 18.000 pesos pasó más o menos lo mismo».
Rusos dijo que se respetará el horario establecido hasta las 12 y media del día, y señaló que llegan personas «con hasta tres recibos», representando a otras personas que no pudieron estar presentes para sacar su turno. De esa manera se podría estimar que los miles que desde el domingo por la tarde estuvieron haciendo la cola, podrían multiplicarse por dos o por tres.
La contadora explicó que el turno asignado es con horario, informó que se trabajará en cuatro boxes, tres recibiendo turnos con horarios; en tanto otro se encargará de recibir consultas y aventar dudas.
En referencia a los municipios donde funciona una delegación del ISS, Rusos dijo que tendrán que dar de baja los antiguos formularios de solicitud, y pronto se les enviarán los nuevos.

Del 9 al 25, solicitudes.
Precisó que «lo que ahora se hace es entregar los turnos, pero para llenar la solicitud lo previsto es que se atienda, entre el 9 y el 25 de abril a 180 personas por día». Sobre aquella cantidad de turnos entregados ayer dijo que la estimación es solo para Santa Rosa, pero que también podría ser notable el pedido en el interior de la provincia donde el Instituto tiene delegaciones. «Pero todo se está desenvolviendo bien, porque estamos acostumbrados», agregó.
Consultada sobre plazos dijo que «no se dan más a 48 cuotas. Ahora el máximo es de 36 y también se otorgan en 12 cuotas». Señaló que algunos que no tengan préstamos otorgados podrán aspirar a los 50.000 pesos, y aquellos que estén pagando un crédito del ISS para renovar deberán tener cancelado el 25% del anterior.
Cabe señalar que el crédito es para todos los agentes activos y pasivos de la administración pública provincial, que incluye a jubilados y pensionados.
Rusos sostuvo que la tasa es variable, ligada a la del plazo fijo del Banco de La Pampa vigente al 1° día hábil de cada mes. Puntualizó que el crédito en su tasa tiene un incremento de hasta tres puntos, que mes a mes debe ser autorizado por la Presidencia del Instituto.

La necesidad de vecinos ante la crisis
(General Pico) – Centenares de piquenses hicieron largas colas frente a las oficinas locales del Instituto de Seguridad Social (ISS) de la provincia, para acceder a los nuevos créditos que otorga la entidad. Esto fue una muestra de lo beneficioso de la tasa de interés prevista, y de la necesidad de los vecinos, que ante la crisis económica actual, recurren a este crédito barato para cancelar compromisos y para afrontar diversos gastos.
Al igual que en Santa Rosa, desde la medianoche de domingo, los piquenses comenzaron a acampar frente a las oficinas que la obra social Sempre tiene en la avenida San Martín entre 9 y 11, con el objeto de conseguir un turno para solicitar los créditos, cuyos montos fueron actualizados de manera reciente por decisión del gobernador Carlos Verna.
Los créditos del ISS ahora son de hasta 50 mil pesos, y tienen un plazo de devolución que va de los 12 a los 36 meses.
“Nos ha sorprendido a todos. Hay gente que hizo cola desde las 10 de la noche, y esta mañana (por ayer) empezamos a entregar los números. Se van a dar todos los turnos que se tengan que dar, nadie se va a quedar sin turnos y los préstamos se van a hacer a partir del día 9 de abril”, dijo Graciela Esteban, responsable de las oficinas locales.

Turnos
Agregó que el interesado puede sacar hasta tres turnos, con los carnés de lo obra social habilitantes, y que se atenderán 80 solicitudes por día.
“Sabíamos que la demanda iba a ser muy grande por los llamados y por la gente que venía a preguntar. La persona puede sacar hasta dos números más, aparte del que saca para él. Con el carné habilitante de la obra social, se les entregan los turnos”, señaló.
Estaban también remarcó que si el solicitante tiene un crédito anterior del ISS, se le descontará del monto solicitado, la deuda que le resta cancelar. “Si tienen un préstamo anterior, tiene que tener pago un 25% para que se le pueda otorgar. Se le descuentan las cuotas que esté debiendo y se les deposita la diferencia”, sostuvo.
También marcó que “no hay un cupo de turnos”, y que se van “a seguir dando” hasta que se atienda a todos los interesados.
Por último señaló que desde hacía tiempo que los vecinos consultaban por nuevos créditos del ISS, y que una vez recibida la solicitud, si la misma cumple con todos los requisitos, tarda poco más de cinco días en ser depositado.