Una marcha por Loza y por Fuentes

Ayer por la tarde se llevó a cabo una marcha de silencio por los asesinatos de Diego Loza y de Aldo “Chueco” Fuentes. También acompañaron los familiares y amigos de María Elena Magariños, fallecida luego de haber sido atropellada por una motocicleta el año pasado.
Alrededor de 80 personas caminaron desde la plaza San Martín hasta la rotonda frente a la Casa de Gobierno, y luego volvieron al centro de la ciudad. El objetivo fue mantener la vigilia para que los sucesos no se diluyan en el tiempo.
Los familiares de las víctimas no están disconformes con el accionar de la justicia. Tienen novedades judiciales favorables, y están esperando el desarrollo del proceso. En este sentido, la marcha fue “para estar presentes”, como manifestó el padre de Diego Loza.

Asesinato de Loza.
Loza fue asesinado en su departamento, ubicado en la calle Emilio Zola y Luro, el sábado 23 de junio, por la noche. Según la investigación, ese día dos personas ingresaron mientras el joven fallecido estaba en el baño. Lo sorprendieron y le dieron tres disparos, uno de los cuales en la boca.
Posteriormente, maniataron el cuerpo sin vida y lo depositaron debajo de una parrilla, que estaba en el balcón. Los delincuentes estuvieron allí toda esa noche y parte del domingo, mientras intentaban vender bienes de Loza vía Facebook. El motivo por el cual cometieron el crimen habría sido el robo.

Brutal golpiza.
El asesinato de Fuentes también fue virulento. El hombre de 63 años estaba durmiendo en su casa, que queda en la calle Neveu y Luther King, durante la noche del 31 de enero, cuando fue brutalmente golpeado con un hierro hasta su muerte.
Tras siete largos meses de investigación, hace pocos días dos personas fueron detenidas, por ser presuntos autores del crimen.

Por una moto.
El caso de María Elena Magariños de Mario está relacionado con un siniestro vial. El juicio comenzará a mediados de septiembre, y sus familiares piden que se haga justicia.
Falleció al ser embestida por una motocicleta, el 25 de octubre de 2017 por la tarde. Ese día, la mujer, que tenía 58 años, caminaba por la calle Corona Martínez, casi Schmidt del barrio Atuel, cuando fue atropellada, desde atrás, por una moto. Murió el 5 de noviembre del año pasado.