Inicio La Pampa Una mujer quedó a cargo de la grúa de la Municipalidad

Una mujer quedó a cargo de la grúa de la Municipalidad

FUE TARJETERA, INSPECTORA Y MOTORISTA EN TRANSITO

El camión grúa de la Dirección de Tránsito de la Municipalidad de Santa Rosa quedó a cargo de María Lis Gutiérrez Durán, una empleada del área de 40 años de edad, quien antes de ocupar ese rol fue tarjetera, inspectora y motorista. La novedad fue difundida ayer por la propia comuna local, destacando al área de Tránsito como un lugar caracterizado por tener a mujeres ocupando roles de importancia.
«Esto me hace crecer», dijo Gutiérrez Durán en declaraciones al boletín de prensa de la ciudad. En el artículo la describieron emocionada ante el cambio de tareas en su trabajo. «Alejandro cree en mí, eso es importante. Trabajo en Tránsito desde siempre, primero fui tarjetera, luego inspectora, más tarde motorista, ahora se me presenta esta oportunidad de ser gruera municipal, y acepté el desafío», dijo.
Alejandro Stemphelet -a él se refiere María Lis- es el actual subdirector de Inspecciones de la Dirección de Tránsito y es quien le propuso a la motorista hacerse cargo de la grúa. «Tenemos tres mujeres encargadas, siete motoristas, y ahora María Liz al mando de la grúa», explicó el funcionario. «Desde que asumió esta gestión hemos logrado reivindicar a la mujer en un lugar bien ganado por ellas, con esfuerzo y mucho trabajo», añadió.
Gutiérrez Durán explicó que su función como chofer de la grúa es estar presente en los reclamos generales, como autos abandonados, obstrucción de pasos y garajes, siniestros viales o controles de alcoholemia. «Yo aprendí a manejar a los 12 años, mi papá me enseñó, él era chofer de Vialidad Provincial. Y en los últimos años he manejado también la Master (un minibus, marca Renault) de transporte de pasajeros, o sea, la idea de conducir me gustó desde siempre», afirmó.
La «gruera» agradeció a sus compañeros y, en especial, a Oscar Cáceres, quien le enseñó a conducir la grúa, una tarea nada sencilla por la responsabilidad que implica trasladar un vehículo ajeno y moverse por la ciudad en forma segura para los peatones y el resto de los automovilistas.
Desde el municipio local destacaron la noticia como una muestra del actual gobierno de la ciudad de que «no hay brechas de género» en la gestión y que «la inclusión de las mujeres en la vida laboral es clave para lograr bienestar y crecimiento».