Inicio La Pampa Una multitud contra "el ajuste"

Una multitud contra «el ajuste»

MAS DE DOS MIL PERSONAS SE MOVILIZARON EL MARTES EN SANTA ROSA

Con un alto acatamiento a la medida de fuerza dispuesta por Camioneros y las CTA, más de 30 organizaciones sindicales y políticas protestaron bajo las consignas «basta de ajuste», «fuera el FMI».
El paro nacional convocado para el pasado martes tuvo una alta convocatoria en la provincia de La Pampa. La medida, se hizo sentir en las calles de la ciudad de Santa Rosa, y en todo el país, con más de 2 mil personas que volvieron a manifestarse en contra de las políticas neoliberales que implementó Mauricio Macri desde su asunción.
En las escuelas, el acatamiento rondó alrededor del 95%, según indicaron fuentes de Utelpa. En Anses, alcanzó el 80% y en el sector bancario el gremio informó que fue total, sin actividades en las entidades públicas y privadas.
En la capital pampeana, la jornada comenzó pasada las 11.30 con la llegada de las distintas columnas que fueron colmando los alrededores del escenario que se montó frente a la Municipalidad de Santa Rosa, en un claro mensaje a la gestión actual, considerada como los representantes locales de la Alianza Cambiemos.
A la convocatoria que inicialmente hicieron el gremio de Camioneros, las CTA y los movimientos sociales, se sumaron más de 30 organizaciones sindicales y políticas que marcharon por las calles de la ciudad bajo las consignas «basta de ajuste», «fuera el FMI» y exigiendo la convocatoria de manera urgente a un plan de lucha nacional.

«Situación desastrosa».
Las organizaciones gremiales de la provincia acordaron un documento en donde denunciaron «la desastrosa situación por la que atraviesa la economía del país» que «está sumiendo a la a la clase trabajadora y al pueblo en su conjunto, en una de las peores crisis desde el regreso a la democracia».
A su vez, afirmaron que «las políticas que lleva adelante el presidente Macri, y que ratifica a cada momento, está creando cada día mas y mas pobres e indigentes, sumado a ello que la clase media, comerciantes y medianos empresarios no pueden ya soportar las cargas de los servicios públicos que al precio del dólar suben sin parar».
Además, señalaron que «no cesan en los intentos para cercenar derechos a los trabajadores, los intentos fallidos por implementar una reforma laboral son reemplazados por parches que escondidos en otras leyes muestran la insistencia por cumplir con los requerimientos de organismos internacionales de crédito sin el más mínimo miramiento del sufrimiento que ocasionan al pueblo trabajador».

«Intentos fallidos»
En otro tramo del discurso que leyeron los y las dirigentes, advirtieron que «los fallidos intentos de implementar medidas que puedan apalear la situación de crisis muestran a las claras la inutilidad del gobierno para gestionar en favor de los más necesitados y así nos encontramos con listas de productos que no existen en los comercios locales, con lo cual se nota a las claras la falta de sensibilidad y razón de los integrantes del gabinete nacional y el presidente».
«No ha cedido el gobierno en su postura de presionar para que las paritarias se está homologuen por debajo de la inflación, y esto ocasiona que el poder adquisitivo sea cada vez menor», agregaron.
Por otra parte, se refirieron a la situación de los jubilados, «a quienes se les calcula su haber en función del salario mínimo, que hoy es el 30 % del valor de la canasta básica. Por esta razón hoy miles de jubilados se encuentran en la indigencia, cuando en realidad es uno de los sectores más vulnerable de nuestra sociedad».

En relación a los tarifazos que ha implementado el gobierno nacional y el último aumento en los combustibles, que se registró el pasado martes, las organizaciones gremiales manifestaron que son «unos de los pesos mas fuertes que debe soportar la sociedad en su conjunto, por eso miles de pequeñas empresas han cerrado sus puertas produciendo despidos de empleados».
En ese sentido, expresaron que «el acceso al crédito es imposible a tasas que superan el 65 % y por esta razón los empresarios que aún subsisten no pueden invertir ni generar nuevos empleos ya que mantener lo que tienen requiere de un gran sacrificio».

Resistir en unidad.
Finalmente, las organizaciones resaltaron el camino de la unidad y consideraron que «es necesario que todos los que se sientan agredidos y maltratados; los que creyeron y hoy se sienten defraudados, los que jamás creyeron y siguen resistiendo las políticas neoliberales, los que sufren los despidos los cierres de fábricas, el hambre y la falta de oportunidades deben expresarse juntos en las calles para decir basta a este gobierno con sus atropellos».
«El único enemigo del pueblo es el que lo lleva a la desocupación, al hambre, a la miseria», concluyeron.