Una nueva marcha para que condenado vuelva a la cárcel

VILLA IRIS: VECINOS ESTAN "DECEPCIONADOS CON LA JUSTICIA"

Vecinos de la localidad bonaerense volvieron a manifestarse ayer, pidiendo a la Justicia que el penado por la muerte de dos jóvenes regrese a la cárcel. Anteriormente habían expresado su repudio al enterarse que el condenado llevaba una semana sin la tobillera electrónica.
Cada vez son más los vecinos que se siguen autoconvocando para reclamar que Gustavo Ravainera, el condenado por el asesinato de los jóvenes Victoria Chiaradía y Horacio Iglesias, vuelva a la cárcel. Pero además se sumó un reclamo impensado hasta hace un día: “Queremos saber quién es el responsable que este sujeto haya venido a Villa Iris (localidad de la provincia de Buenos Aires) sin la pulsera electrónica y que haya expuesto a la población de esta manera” preguntaron al jefe policial puanense Juan Carlos Jaime frente a la subcomisaría local.
Luego de la concentración, los vecinos iniciaron la marcha y pararon frente al edificio policial. Allí los esperaba el jefe puanense quien respondió las inquietudes de la gente que les solicitó seguridad para la población ante esta circunstancia. Jaime aseguró que estaban a disposición para resguardar la seguridad del pueblo y confirmó lo adelantado ayer.
“Nosotros no cumplimos ninguna función en las medidas que implementó el juzgado. Estamos en la misma situación que ustedes, pensábamos también que él tenía colocada una pulsera, como nos fue anoticiado en su momento vía fax, recién tomamos conocimiento que no la tenía cuando se hace presente el servicio penitenciario a las 18.30 del viernes y le coloca la tobillera. A nosotros en ningún momento nos había anoticiado que estaba sin pulsera, porque eso es un resorte exclusivo de la Justicia y del servicio penitenciario bonaerense”, dijo.
Una vecina presente expresó: “Estamos decepcionados con la Justicia. No hubo pulsera electrónica, nos mintieron”.
Luego de hablar con el comisario Jaime, los presentes continuaron recorriendo las calles del pueblo pidiendo que se lo lleven a Ravainera, para regresar al punto de partida, la plaza central. Allí, esta corresponsalía dialogó con algunos de los presentes.

“No lo queremos acá”.
Mirta Lupin, una de las manifestantes que habló con el comisario Jaime, dijo que como balance le quedó “que la gestión que ellos tienen (policía) es muy parcial, que estamos librados a la buena de Dios, porque la justicia tendría que haber obrado de otra manera, debiera haberle puesto la tobillera y después de ocho días se la colocaron y nosotros acá a disposición de lo que él (Ravainera) hubiese podido hacer. No nos genera ninguna tranquilidad, no lo queremos acá”.
Más adelante explicó que la Ley 26472 dice que “tiene que ser atendido de acuerdo a la enfermedad que tiene y nuestro hospital no está preparado para la complejidad que él necesita. Acá los partos se van a hacer a Puan o Bahía Blanca, menos atender una enfermedad como la de él. Quisiera saber quién es el responsable de que haya venido a Villa Iris sin la pulsera electrónica y que haya expuesto a la población de esta manera”.
Por otro lado informó que “la familia va a apelar la medida que el juez tomó un día antes de la feria judicial. Están sorprendidos, vuelven a vivir todo lo que ya vivieron. Como tiene prisión perpetua no pensaron nunca que esta situación se pudiera dar. Lo que sentimos los ciudadanos comunes es que los privilegios son para los corruptos, asesinos y chorros, la justicia nos debe una respuesta”, sentenció.
El delegado municipal Aníbal Haritchabalet, dolido por la situación que él sospechaba en cuanto a la seguridad del detenido expresó: “Salió cierto, la pulsera no la tenía, ocho días así, imagínate, la verdad vergonzoso la actuación del Servicio Penitenciario Bonaerense y
el juez, encima que lo traigan a un pueblo como éste, se nos terminó la tranquilidad”.