Una pampeana es la musa inspiradora de Calamaro en una de sus mejores canciones

Es quizás una de las baladas más celebradas del rock nacional. Una de las canciones más queridas de las últimas épocas del cancionero popular rockero.

“Paloma” es uno de los temas más exitosos de Andrés Calamaro que este jueves cumplió 57 años.

Y, tras años y años de silencio y misterio, el propio autor sacó a la luz un dato esperado por muchos… quién es verdaderamente Paloma.

“Paloma” existe y es pampeana…santarroseña. Fue la mujer que cautivó a Calamaro en su visita a este territorio allá por fines de los 90.

“Solo se que Paloma se llama Paloma y en algún momento entre 97/99, usando anteojos style Elvis Costello y un estilo agradable y ligeramente intelectual gótico, se apersonó por aquel recital. Aunque Paloma existe, no quiere decir que el tema esté compuesto enteramente a esta muchacha de Santa Rosa La Pampa. Decir que ella usaba anteojos, y compartimos un instante o dos después de un recital, yo me quedé con el sonido y con algún pensamiento. En realidad fue Paloma que me mordió el labio, fue algo leve y pícaro pero a mi no me resultaba muy práctico ser masticado. Supongo que, aclarado este punto, le dije que no se preocupe, que estaba todo bien”, dijo Calamaro al sitio Big Bang News.

Pero: ¿qué es de la vida de Paloma?.

Hoy Paloma Plus vive en Moscú.

La chica recordó que ese 18 de marzo de 1998 fue con su mamá a ver el concierto de Calamaro en el club Estudiantes. Se acababa, según su relato, de pelear con Pablo su ex novio. Tenía 18 años.

La joven dijo que para esta ocasión, y por “venganza a su ex”, se produjo para el recital: top, falda, y chaqueta de cuero: toda de negro, lentes a la Elvis Costello con vidrio azul y tacos.

Se perdió de su madre en medio del recital y cuando el show terminó uno de los asistentes del artista se acercó para invitarla a conocer a Calamaro.

“Fui hasta el camarín, me relajé un poco y me invitó a un hotel: afuera estaba lleno de fans, gente, todos apretándose para verlo, y dos grandotes me subieron a una combi”, recuerda Paloma a Big Bang News.

Afirmó que en el hotel estaba “medio pueblo” mirándome e insultándome. “Todo el pueblo se enteró, hasta mi mamá”, ironiza.

Y rememora: “En esos días era muy rebelde, no soportaba que nadie me diga lo que tenía que hacer. Después me fui a vivir a Buenos Aires, imagináte era joven, bella, y no me importaba nada”.

 

Paloma trabajó en un bar porteño llamado Kim y Novak, sobre la calle Güemes, en el barrio de Palermo Soho. Justamente en este bar pasaron muchos rockeros famosos y hasta estrellas de Hollywood…pero nunca Calamaro.

Tras ser clausurado varias veces, Paloma dejó el bar y se fue del país. Pasó por Barcelona, Madrid, entre otras ciudades, trabajó de modelo y conoció mucha gente. “Siempre fui muy libre”, sostuvo.

Paloma hoy está en Moscú y recuerda ese momento de su vida que quedó inmortalizado en una de las canciones más bellas.

El tema Paloma, 17 del CD 1 de Honestidad Brutal, es por lo general el cierre de los conciertos de Calamaro. La versión original dura unos 4 minutos aunque en vivo se extiende un poco más. Una de las versiones más recordadas es la realizada junto a los músicos de Bersuit Vergarabat para uno de los discos en vivo más importantes del artista. (Video).