Inicio La Pampa Una pena en suspenso por abuso sexual

Una pena en suspenso por abuso sexual

Un desocupado de 65 años fue condenado ayer a dos años y seis meses de prisión en suspenso, por resultar autor material y penalmente responsable del delito de abuso sexual simple en tres oportunidades, en concurso real, valorado en el marco de las leyes 26.485 de Protección Integral de la Mujer, y 26.061 de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes. La víctima fue una menor de nueve años.
El conflicto penal se dio a través del procedimiento de juicio abreviado. El acuerdo fue firmado por el fiscal Andrés Torino, el defensor oficial Pablo De Biasi y el propio imputado, y la sentencia fue dictada por el juez de control santarroseño, Gabriel Lauce Tedín. Tampoco pusieron objeciones a él, la Asesoría de Menores y los padres de la damnificada.
Con las pruebas reunidas por la fiscalía, Tedín dio por probado que el 7 de diciembre pasado, a la noche, en una casa de barrio propiedad del acusado, éste, después de «convencer a la niña que lo acompañara a su domicilio, con la excusa que la ayudaría a reparar la bicicleta, y aprovechándose de la confianza que ella le tenía, la introdujo en su habitación, y le efectuó tocamientos». En esas circunstancias, la niña «se asustó y salió corriendo hacia un comercio, adonde llegó llorando, siendo asistida por las personas que se encontraban allí, quienes llamaron a la policía».

Dos hechos más.
Al agresor también se le imputaron otros dos hechos: haberle efectuado más tocamientos a la menor, en dos ocasiones antes de aquel episodio. Esos episodios ocurrieron en la propia casa de la víctima, ya que el imputado siempre se aprovechó «de cercanía generada por la amistad que mantenía con los padres» de ella.
«Más allá del reconocimiento realizado por el imputado, al suscribir el acuerdo de juicio abreviado, considero que el hecho se encuentra debidamente probado. Ello merituando lo que surge de la denuncia realizada por la progenitora de la niña, en la cual detalló los hechos vivenciados por su hija; resultando coincidentes con lo manifestado por (las dos personas) a quienes acudió la chica acudió cuando logró salir de la casa del acusado, señaló Tedín en el fallo.