Inicio La Pampa Una postal que se repite

Una postal que se repite

En el ingreso a la provincia de La Pampa, el cauce del río Atuel se encuentra completamente seco. Solo quedó arena en el lugar por donde debería correr el caudal hídrico del río Atuel. Una vez más, y como sucede hace siete décadas, la apropiación por completo de Mendoza del río, declarado por la Justicia como interjurisdiccional en 1987, afecta al oeste pampeano.
Arena donde debería haber agua. Esa es la postal que puede observar en el punto de ingreso del cauce del Atuel en el territorio pampeano. Una imagen que sea hecho constante en el oeste y que refleja la consecuencia de una política hídrica encarada desde la provincia de Mendoza, en detrimento de La Pampa, con el aval y apoyo del Gobierno Nacional.
En esta ocasión, la triste situación -que vuelve a repetirse- del cauce fue dada a conocer por la Asamblea por los Ríos Pampeanos, entidad que divulgó fotografías en las que se observa que no hay ni una gota de agua a la altura del Puente Vinchuqueros, casi en el límite con Mendoza. «Como cada año, lo único que se ve es arena. Así está hoy (21/11/2019) el ingreso del cauce del Atuel a La Pampa», fue el mensaje que acompañó a la publicación que, rápidamente, se viralizó.
«Seguimos luchando por el caudal hídrico apto para recomponer nuestros ecosistemas», expresó Néstor Lastiri, integrante de la asamblea y quien asumirá el cargo de secretario de Recursos Hídricos el 10 de diciembre en reemplazo de Javier Schlegel. Según señalaron desde la Asamblea, el río lleva seco desde ya hace 20 días.
El drama continúa debido a que la provincia vecina, más allá de lo determinado por los fallos judiciales de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que indican que el río es interprovincial y que debe haber un caudal mínimo para recomponer el ecosistema del oeste, sigue cortando el río y generando un verdadero drama ambiental, social y económico para ese sector de la provincia.

Desoye a la Justicia.
Como se recordará, el próximo mes de diciembre se cumplirán dos año de la resolución que dio a conocer la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la que ordenó restituir el ecosistema del oeste pampeano afectado por el corte del río Atuel, por parte de Mendoza, y la realización de un plan de obras, al considerar que el agua es prioritariamente un elemento de la naturaleza antes que un objeto de producción. En aquel momento, el Gobierno pampeano se mostró optimista ante el fallo.
No obstante, pese a las reuniones entre las tres partes -La Pampa, Mendoza y Nación- no se llegó a ningún consenso para establecer un caudal hídrico mínimo. Ahora lo único que resta es que el máximo órgano de la Justicia se expida para destrabar un conflicto que lleva ya 70 años de historia, cuando la provincia vecina cortó el río para destinar el recurso al riego.