Inicio La Pampa Universitarios marcharán en defensa de la escuela pública

Universitarios marcharán en defensa de la escuela pública

SIN ACUERDO

Luego de casi un mes de paro universitario, el conflicto sigue más vigente que nunca. En la reunión de ayer, los gremios rechazaron de entrada la propuesta del gobierno nacional, del 15% de aumento con una suma remunerativa no bonificable.
De esta manera, se pasó a un nuevo cuarto intermedio hasta el viernes por la mañana. Al mismo tiempo, cada uno de los sindicatos ratificaron la marcha nacional docente, que se llevará a cabo hoy desde el Congreso Nacional hasta el Ministerio de Educación a las 19 horas.
El oficialismo propuso el mismo porcentaje de todo el año: solo el 15% dividido en tres cuotas. La novedad es que, en este nuevo encuentro paritario, ofreció una suma fija remunerativa no bonificable, es decir, que este monto «no va a la antigüedad, al título y a todos los beneficios que tenemos», dijo Santiago Audisio, secretario general de ADU, en diálogo con LA ARENA.
En medio de esta disputa, hoy se realizará la marcha nacional docente, para reclamar, también, por el recorte presupuestario, y por la defensa de la educación pública. Irán micros con docentes y estudiantes desde todos los puntos del país. Concretamente, desde La Pampa viajarán tres colectivos, dos puestos por la UNLPam y uno contratado por ADU, en los que entran 90 personas.
En Santa Rosa organizaron un olla popular en la calle Coronel Gil a las 12.30. A las 15 se desarrollará una charla sobre «Violencia Institucional». A continuación, a las 17 se llevará a cabo un taller sobre Educación Sexual Integral. A las 19 será la «Marcha Nacional en contra del ajuste», y por último se hará una asamblea abierta frente a la UNLPam.

Paritaria.
El dirigente gremial Santiago Audisio se refirió al resultado de la reunión paritaria que aconteció ayer. «No podemos aceptar sumas fijas, es un retroceso enorme, porque en el 2005 hicimos un esfuerzo para que no nos quitaran todas esas cifras que son en negro, y fue un gran logro que tuvimos ese año. Ahora, después de 13 años volvemos a esto, que tiene que ver con la precarización», expresó.

Paro.
Las clases no comenzaron en este segundo cuatrimestre. El paro se ha extendido, por ahora, hasta la cuarta semana. En este sentido, Audisio dijo que «después de 30 días, nos estamos preguntando si seguimos o no, respecto a la medida de fuerza».
En cuanto a la adhesión de los docentes, manifestó que en general «hay profesores que nunca pararon, y otros que dicen que comparten la lucha pero no hacen paro. La característica en estas cuatro semanas es que se han adherido docentes que nunca lo hacían», manifestó el dirigente gremial.

Dos agrupaciones expulsadas.
Las agrupaciones estudiantiles de Franja Morada y de Universidad Pública fueron expulsadas de participar en la toma de la UNLPam. Esto lo decidió un grupo de estudiantes independientes y de sectores de izquierda, a puertas cerradas, en el hall de la Universidad. De acuerdo con coincidentes testimonios, argumentaron que los militantes de estas organizaciones «desmotivan» la lucha, y que por tal motivo les negaron la entrada al edificio central.
Franja Morada es una de las agrupaciones que más representación tiene. De los seis consejeros estudiantiles, dos son de ellos, dos de Miles, uno de Universidad Pública y uno de Sumate. En lo que tiene que ver con el Consejo Directivo, el sector radical tiene consejeros en cinco facultades de las seis que hay.
«No podemos dejar de mencionar la violencia y prepotencia con que estos grupos se manifestaron en la asamblea», expresaron en el comunicado que trasmitía la decisión de cerrar las puertas de la Universidad a dos agrupaciones. «Por cuestiones de seguridad y, en segundo término, del movimiento estudiantil porque estas acciones, lejos de construir, fragmentan y rompen la lucha», justificaron.
Pese a esto, en la asamblea, muchos de los integrantes de estas agrupaciones manifestaron el acompañamiento a la toma, pero mostraron sus diferencias con la modalidad. Algunos sostenían que se debía levantar antes del jueves, otros lanzaron la propuesta de hacer clases públicas en paralelo, o que debían dejar entrar a los no docentes.
«Hoy por la mañana nos hemos enterado que fuimos expulsados del movimiento, que hubo una asamblea anónima, a puertas cerradas, en la medianoche, donde se decidía que Franja Morada era expulsada. Actitudes como estas hacen retroceder y romper el movimiento estudiantil», señalaron desde Franja en un comunicado.

Alpa: «La toma es una medida extrema»
El rector de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), Oscar Alpa, dijo ayer que la toma que llevan adelante estudiantes y docentes «es una medida extrema» que «perjudica» a la comunidad educativa debido a «que desplaza a la autoridad».
Alpa brindó un reportaje al programa El Aire de la Mañana, que se emite diariamente por Radio Noticias, y luego esas declaraciones fueron difundidas desde la UNLPam, en un comunicado de prensa, a los medios. En la entrevista, el rector dejó otros conceptos sobre la toma que se lleva adelante en el edificio universitario y aseveró que «no hay que acelerar cosas que pueden ser contraproducentes».
De todas formas, Alpa apoyó la «movilización constante» de los estudiantes y sostuvo: «abrazamos la universidad pública y siempre lo hicimos».
Cuando se lo consultó sobre la toma de la Universidad, el rector fue claro: «Por supuesto que como autoridad no acompañamos la metodología de la toma y no vamos a legitimarla. Sobre todo porque es una medida extrema, en un momento que no sabemos si esto es un hecho puntual o recién empieza».
Y amplió: «Porque defendemos la universidad pública hemos estado acompañando los abrazos, las marchas y otras movidas que se realizaron, pero entendemos que la toma, y vuelvo a reiterar, debe ser la medida extrema de los estudiantes y docentes. Esa medida perjudica a toda la UNLPam. Digo que es una medida extrema porque desplaza a la autoridad, nosotros no estamos físicamente en el lugar».
Alpa señaló que la medida perjudica a los mismos trabajadores y estudiantes universitarios y estimó que el conflicto puede ser visibilizado de otra manera, «mediante acampes, clases públicas y marchas».

Críticas y parálisis.
La máxima autoridad de la casa de estudios advirtió sobre «mensajes falsos o engañosos» que apuntan a un posible cierre de carreras. También resaltó que la medida de fuerza «paraliza» la actividad del Rectorado.
«Por la información recibida hubo muchas opiniones críticas en la asamblea del martes sobre la toma, tanto de estudiantes como inclusive de no docentes; y sabemos también de muchos docentes. Para colmo se están enviando mensajes falsos o engañosos para fomentar este tipo de actividades, como que se cierran carreras u otras similares. Esta medida perjudica a los mismos trabajadores y estudiantes porque van paralizando actividades del Rectorado que significa sueldos, becas, comedores, etcétera», indicó.
«Igualmente -agregó Alpa- sabiendo que probablemente iban a ocurrir, gestionamos todos estos días para que, a pesar de ello, se pague todo en tiempo y forma o con una mínima demora. Ahora, si la toma se torna más larga, por supuesto no lo podremos garantizar».
Luego, el ex decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas elogió la participación estudiantil en defensa de las universidades públicas. «Lo importante es que se va rompiendo con el no te metás. Eso era algo que estaba muy metido en los estudiantes, estar ajenos a lo que sucede dentro de la Universidad. Y hoy eso se rompió, el ‘no te metás’ ya no tiene ese peso de antes», afirmó Alpa en sus declaraciones radiales.

Macri.
La UNLPam no fue invitada al encuentro el martes por la tarde tuvo el presidente Mauricio Macri con los rectores de Universidades nacionales. Sobre esa situación, Alpa expresó: «Según la información que tengo se hizo una selección de solo 20 universidades de las 57, con un criterio que desconozco. Es una lástima que se prefiera a una universidad por sobre otras, ya que todas tenemos la misma autonomía y distintas realidades».
«Por la información recibida por los colegas, sobre ese encuentro se expresó que el 15 por ciento de aumento salarial dejó de ser el techo en la paritaria docente para pasar a ser el piso, y esperemos que haya una oferta realista. Pero también es cierto que no tenemos información sobre otros temas del presupuesto de las universidades, y sobre todo el más preocupante, y por el cual nosotros ya comenzamos a reunirnos con legisladores pampeanos, es el Presupuesto 2019».
En ese sentido, el rector dijo que existe gran preocupación por lo que puede representar «un recorte» en el presupuesto del año próximo. «Hasta fin de año la situación es normal en cuanto a servicios y a carreras no sin hacer un esfuerzo en distintas partidas para ajustarnos a los aumentos de tarifas y del dólar. El presupuesto 2019 será otro desafío que tendrá la UNLPam hacia adelante. Y esperamos contar con el acompañamiento de toda la comunidad. Necesitamos que toda la UNLPam se ponga de acuerdo y sea una sola voz».