Inicio La Pampa Vale y Eze: una historia de amor por las calles de...

Vale y Eze: una historia de amor por las calles de Santa Rosa

Los atletas, el público, algún desprevenido que pasaba por el lugar. Todos contemplaron sorprendidos una imagen que develó admiración por todos sus poros.

Y allí iba Valeria Gasa, la psicopedagoga de Salto, con su hijo adoptivo, Ezequiel, por las calles de Santa Rosa. En su bici inclusiva formando parte de la maratón A Pampa Traviesa. Emitiendo un mensaje simple pero efectivo: “Si quieres…puedes”.

Minutos después de las 8 de la mañana del domingo, y tras la entonación del Himno Nacional Argentino, Vale tomó la posta y salió primera en la línea de largada una vez bajada la bandera oficial y ante cientos de personas observando en las veredas y la mirada de los atletas cargados de ansiedad y nerviosismo.

La mañana templada fue el escenario para poder conocer en carne y hueso a Valeria y a su hijo cuya historia fue reflejada meses atrás en las páginas de LA ARENA.

Hace unos años, por cuestiones laborales, la mujer conoció a Eze, quien sufre de parálisis cerebral, lo adoptó y junto corren maratones por todo el país. Participaron de las competencias más importantes de Argentina como Buenos Aires y Mar del Plata, entre tantas otras.

Maratón.
La maratón A Pampa Traviesa reunió las características internacionales en todos los sentidos.

Por la concurrencia de atletas de elite de gran parte del país y el mundo, con un alto nivel competitivo, hasta personas que concurrieron por objetivos personales, desafíos deportivos, o simplemente para dejar un mensaje.

Por las calles se pudo escuchar a “runners” de distintos países del mundo tratando de conocer la geografía pampeana.

Hubo atletas disfrazados, con pelucas, vestidos con trajes excéntricos, y todo tipo de particularidad.

Participaron además personalidades conocidas como por ejemplo el diputado provincial Espartaco Marín, (una vez más), el candidato a intendente Luciano Di Nápoli, jefes policiales, y deportistas de otras disciplinas.

El espacio más colorido, no obstante, fue la meta final donde la gente no paraba de gritar eufórica en las veredas lindantes mientras los corredores llegaban llorando desconsolados, de la mano de algún hijo o familiar (como lo hizo el conocido Alfredo Aguirre), con banderas en homenaje a los Héroes de Malvinas o chicas envueltas con banderas verdes en apoyo al aborto legal, seguro y gratuito.

Y en ese combo de personalidades y curiosidades estaba Valeria saludando a todos, sacándose fotos e intercambiando alguna palabra inspiradora. Pero nunca separando los ojos de su hijo que no paraba se reír de felicidad.

“Tuvimos muchas sensaciones y sentimientos, sobre todo en lo personal”, dijo Valeria a LA ARENA al destacar a todas las personas que la ayudaron para llegar a Santa Rosa.

“El esfuerzo de viajar tantas horas en micro es muy lindo porque no sucede a menudo llegar a una ciudad que desconocés y tener este acompañamiento…fue emocionante”, amplió.

Valeria afirmó que en cuanto a la maratón salieron muy entusiasmados, para poder divertirse durante el circuito.

“Cuando retomamos una de las avenidas nos encontramos en varias ocasiones con un bello público que nos acompañó, nos aplaudió y nos daba fuerza para seguir”, destacó.

Y recordó: “De regreso del circuito nos encontrábamos con atletas sobre la avenida y nos motivábamos mutuamente. Los corredores, como siempre, estuvieron presentes en los 10k y eso incentivó mucho a Eze a disfrutar de estos eventos que tanto nos llenan el alma”.

La joven dijo que su hijo venía cansado por el viaje porque no pudo descansar bien aunque esperó la carrera con mucho ánimo.

“La llegada fue un momento único, en pocos lugares nos recibieron de esa forma, fue realmente muy gratificante”, rememoró.

Con respecto a la familia que la acobijó en esta ciudad durante su estadía, la psicopedagoga sostuvo que pudieron compartir muchas historias sobre adopción, esfuerzo, y salud de los hijos.

“Una cosa a destacar es que en pocos lugares la gente saca sus banquetas, se pone a tomar mates y alentar a los atletas. Entendimos que en Santa Rosa nos escucharon porque nuestro mayor deseo es que muchos niños y jóvenes puedan disfrutar del deporte sin importar la dificultad que tengan”, indicó.

Ahora Valeria tiene varios objetivos por delante como por ejemplo la Maratón de Buenos Aires, Copahue Extremo en Neuquén y las maratones sustentables en el norte y el sur del país.

“Volveremos a La Pampa, queremos volver este año, no sabemos si habrá o no alguna maratón y el año que viene seguro que estaremos en A Pampa Traviesa, porque quedamos muy contentos con Santa Rosa, con su público, con su gente, y con toda su hermosa calidez”, completó la joven.

FOTOS: PAMPA DIARIO Y DEPORTES DE LA MUNICIPALIDAD DE SANTA ROSA.