Venta de medicamentos bajo receta disminuyó entre 7 y 8%

POR LA CRISIS ECONOMICA

La crisis socioeconómica en la está inmerso el país, produjo que el expendio de remedios con receta disminuyera en La Pampa. Según informó el representante de Fefara y el Colegio Farmacéutico, Miguel Osio, la gente tiene menos posibilidad de acceder a ellos por los altos costos.
El representante del Colegio Farmacéutico de La Pampa, e integrante de la conducción de la Federación de Farmacias de la República Argentina, Miguel Osio, aseguró que por consecuencia de la crisis socioeconómica en la que se encuentra el país, el expendio de remedios bajo receta ha caído entre un 7 y un 8 por ciento. “Las cifras varían, pero de acuerdo a lo que va del transcurso del corriente año, se habla del 7% y 8%, de acuerdo a los valores que se manejan en el Colegio Farmacéutico en La Pampa”. De todos modos indicó que “algunos valores se condicen con valores nacionales que se tomaron de otras provincias que integran la Fefara”. En este sentido aseguró que “la gente tiene menos posibilidades de acceder a medicamentos por el costo que tienen”.
“Algunas Obras Sociales han modificado algunas pautas de reconocimiento de medicamentos. El PAMI, por ejemplo, que es la principal Obra Social del país, hizo modificaciones en la gestión anterior, sobre medicamentos que no eran necesarios para atender las patologías de PAMI, es decir, eran medicamentos que eran asociaciones, estaban constituidos por dos o más drogas. Ahí bajó la cobertura y no los reconoció más con el 100 por 100”, explicó ayer Osio a LA ARENA.

Menos posibilidades.

Por otra parte el entrevistado indicó que hay gente que no puede acceder a los medicamentos por los costos: “en otras Obras Sociales el precio de medicamentos se ha incrementado y los laboratorios, que son los formadores de precios, pueden aumentarlo todo lo que quieran, pero lamentablemente la gente no podrá acceder a esos medicamentos”, manifestó y agregó que los laboratorios argumentan el aumento “basándose en los costos que tienen”. Sin embargo expresó que “puede ser entendible esa razón, pero acá lo cierto es que la gente cada vez tiene menos posibilidades de sacar medicamentos por los costos que tienen”.
La Industria Farmacéutica lleva adelante el aumento de precios a través de “un mecanismo complejo” y difícil de comprender. Sin embargo Osio explicó que “los aumentos no son lineales. No siempre en un mismo laboratorio aumenta el precio de todos los medicamentos y los que aumentan lo hacen en forma diferente, de modo que a veces es difícil determinar con exactitud cual es el aumento”, dijo.
En este sentido sostuvo que “a veces los medicamentos que no se aumentan son los de menos consumo, y los que más aumentan son los de más consumo, entonces cuando se hace un promedio aritmético parece que el aumento ha sido de poco valor. Ahora, cuando se hace un promedio ponderado, teniendo en cuenta cuanto aumenta y que cantidad aumentan de ese medicamento, entonces ahí el promedio tiene un impacto diferente”.

“Como una golosina”
Durante el diálogo, Osio dejó al descubierto que entre la sociedad “hay una tendencia a que los medicamentos ansiolíticos van en aumento, y viene desde hace muchos años. No es una cuestión circunstancial de la actualidad”.
“Cada vez hay más consumo de estos medicamentos que vienen a parecer una suerte de solución a problemas que se deberían solucionar de otro modo. La gente no puede dormir, toma pastilla para dormir; tiene fobia, toma un antifóbico; si uno mira hay medicamentos que tiene una característica determinada para atender determinada características”. En este sentido manifestó que “la gente le ha perdido el respeto a los medicamentos, se automedica, no hay un verdadero control de los medicamentos que se consumen”.
A modo de conclusión, el entrevistado dijo que “hay una falta de respeto hacia el medicamento y se lo toma como una mercancía más, como si fuera una golosina, y esto fue desvirtuándose desde el año ’91 para acá, con la desregulación farmacéutica”.