Ventas minoristas no frenan su derrumbe: cayeron un 9,2 por ciento

SEPTIEMBRE FUE EL NOVENO MES DE RETRACCION PARA LOS COMERCIOS, SEGUN LA CAME

Por noveno mes consecutivo, las ventas minoristas en los comercios registraron en septiembre una nueva caída, siendo un 2,9 por ciento respecto de agosto pasado y un 9,2 respecto al mismo mes de 2017, de acuerdo con un informe difundido por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). En lo que va del 2018, ya se acumuló una baja del 4,3 por ciento. Electrodomésticos y artículos electrónicos; bazar y regalos; joyería y relojes; bijouterie; calzado, juguetería y textiles, los sectores más afectados.
Según el informe que publicó ayer la CAME, hubo derrumbes de hasta dos dígitos en 11 de los 17 rubros relevados, que tuvieron como principal causante el cierre Día del Empleado de Comercio y el paro que dejó pérdidas para este sector valuadas en 12.539 millones de pesos. Con esta nueva caída, los comercios cumplen nueve meses consecutivos en baja acumulando un declive de 4,3 por ciento en el año.
Con muy poca gente en las calles, las ventas minoristas de los comercios pymes cayeron 9,2 por ciento en septiembre frente a igual mes del año pasado, medidas a precios constantes. Frente a agosto bajaron 2,8 por ciento, que se explica porque la demanda de consumo estuvo muy parada durante todo el mes, señaló la CAME.

Contracción.
Todos los ramos que componen la oferta minorista se retrajeron, incluyendo caídas de dos dígitos en 11 de los 17 rubros relevados. “Todos los rubros están teniendo muy pocas ventas; en alimentos compran lo justo y necesario, cambiando marcas de productos por otros más económicos. Llevará bastante tiempo acomodar esta situación”, dijo María Colombo, de la Cámara de Comercio, Producción e Industria de la ciudad de Ameghino, provincia de Buenos Aires.
Durante septiembre, el 78 por ciento de los negocios consultados tuvo bajas anuales en sus ventas, mientras que sólo el 14,7 por ciento creció y el 7,3 por ciento se mantuvo sin cambios. Ni siquiera las ofertas de hasta 50 por ciento de descuento en productos como textiles, blanquería, calzados, marroquinería o bazares parecieron despertar el interés de la gente.
“Se nota cada vez más la merma del poder adquisitivo del público. Las ventas se dan en los primeros siete días posteriores al cobro del sueldo y se extienden por cinco días más con el uso de tarjeta. El resto del mes muchos comercios cierran la jornada sin movimiento de caja”, dijo Antonio Fabián Hryniewicz, de la Cámara de Pequeñas y Medianas Empresas de Formosa (Capymef).

Mayoristas.
Un efecto que perjudicó al comercio es la cantidad de familias que se organizan en grupos para ir a comprar directamente a los mayoristas, como estrategia de ahorro frente a la constante suba de los alimentos, según consignó la entidad. Está siendo una práctica cada vez más habitual, además de otras prácticas de consumo como aprovechar las ofertas o los descuentos en algunas tarjetas.
Donde mejor anduvieron las ventas fue en el canal online, que sigue ganando público, aunque en septiembre también se vendió menos en la comparación anual. Todos los meses más negocios se suman a esa modalidad, tratando de adecuarse al segmento de consumidores más jóvenes que compran desde sus celulares, detalló el informe de la CAME.