Inicio La Pampa "Veremos con qué nos encontramos"

«Veremos con qué nos encontramos»

REACTIVACION DE LA INVESTIGACION POR LAS SUPUESTAS COIMAS EN EL ACUEDUCTO DEL RIO COLORADO

La reactivación de la investigación judicial por las coimas que, supuestamente, se pagaron durante la construcción del Acueducto del Río Colorado, causó sorpresa en el ámbito político y judicial. «Ha pasado mucha agua bajo el puente, así que veremos con qué nos encontramos», afirmó el juez Miguel Angel Vagge, a cargo de las causas que quedaron sin resolver cuando regía el viejo sistema procesal.
«Es una causa que tiene 11 ó 12 años, que en el transcurso de la misma hubo una nulidad de una prueba que era muy importante», sostuvo ayer el juez Vagge al ser consultado desde Radio Noticias sobre el mandato de la Corte Suprema de Justicia de retomar la causa en la que se investiga si las empresas Skanska y Techint pagaron coimas para quedarse con la obra del Acueducto. «Veremos cómo la encaminamos, si es que es posible encaminarla», aclaró el magistrado, poniendo un toque de cautela ante un tema con enormes derivaciones.
Cuando la investigación empezó, recordó Vagge, el sistema judicial pampeano era tipo mixto, con una instrucción a cargo de un juez con participación de los fiscales. Aquel sistema fue reemplazado por el actual, donde el impulso y desarrollo de la primera etapa de la investigación están a cargo del Ministerio Público Fiscal, a través de las fiscalías.
«Cambió absolutamente todo el sistema procesal», reiteró Vagge. «Ahora el que hace la investigación es el fiscal. Se imagina que ha corrido demasiada agua bajo el puente, así que veremos con qué nos encontramos».
El largo tiempo de inactividad que registra la causa es producto de que la prueba principal del caso, el audio realizado por una auditoría interna de Skanska, fue declarado inválido en una primera instancia y años después, revalidado por un juzgado de Casación.
Esas idas y vueltas frenaron el avance de la causa y la dejaron al borde de su cierre. «Cuando un Juzgado de Casación Federal dijo que era válida, se volvió a reactivar. Por esto, la causa estuvo parada entre 7 y 8 años por esa prueba», señaló Vagge.

Hace ruido.
Hasta ayer, la Justicia pampeana no había sido comunicada formalmente de la resolución que el martes tomó la Corte Suprema, cuando avaló el dictamen del Procurador interino Eduardo Ezequiel Casal y ordenó devolver las actuaciones a nuestra provincia, en particular al ya inexistente Juzgado de Instrucción Penal y Correccional Nº 5.
«El primer tema que hay considerar es el tiempo que ha transcurrido», reiteró Vagge, insinuando la posibilidad de que los tiempos procesales estén vencidos y ello obligue a archivar las actuaciones. «Incluso no sé si los actores siguen siendo los mismos. Adelantar alguna opinión sería aventurado», se excusó. «Los tiempos de la Corte no son los tiempos nuestros; no puedo ni siquiera anticipar cuándo volverá todo».
«A mí lo que me preocupan son los tiempos», reiteró Vagge volviendo sobre un punto que, a la luz de sus palabras, será clave para determinar el futuro de la investigación. «Una causa que se empezó a tramitar en el 2007, hace más de una década, no sé con qué nos vamos a encontrar, y hay tiempos que la ley establece para llevar adelante una investigación, hay que determinar si está prescripta o no está prescripta».
«De entrada me hace ruido el tiempo que ha transcurrido», opinó el juez al concluir la entrevista.