Violento ataque a una jubilada: está internada en grave estado

BARRIO CALFUCURA

La Justicia y la Policía santarroseña investigan un violento asalto que tuvo como víctima a una mujer de 86 años. La damnificada, identificada como Felisa Acevedo, fue hallada por su nieta en horas de la noche del viernes. Estaba desmayada en el suelo del comedor de su departamento, en el barrio Calfucurá, entre las calles O’ Higgins y Garibaldi de esta ciudad. Tras el hallazgo, la adulta mayor fue trasladada al hospital Lucio Molas, en donde se encuentra internada en Terapia Intensiva. “Su estado es crítico”, aseguraron ayer fuentes sanitarias a LA ARENA, mientras que la fiscal a cargo del caso, Yanina Massi, aseguró que la mujer “presentaba marcas en sus muñecas y un golpe profundo en la frente”. También confirmó que el móvil del ataque “fue un robo; al menos eso nos hace sospechar la escena, donde hay muchos elementos y lugares donde una persona ocultaría o guardaría dinero revueltos”. Otro dato que confirmó la representante del Ministerio Público Fiscal fue que podría haber estado herida en el suelo de su departamento “desde el miércoles”.
Conforme a la investigación y teniendo en cuenta los datos preliminares, Acevedo se encontraba sola en su departamento cuando al menos una persona ingresó para robarle. Se cree en principio que la golpeó y que luego revolvió el inmueble para después fugarse. Lo que no se sabe es el botín con el cual se habría alzado el asaltante.
A sabiendas que la víctima, en principio, fue hallada tendida el viernes por la noche, y que en horas del mediodía del sábado se indicó que habría estado allí desde el miércoles, la Justicia solicitó que se revisen las cámaras de videovigilancia de la zona a partir del martes, cuando presuntamente habría ocurrido el asalto.
Acevedo, que es madre de la escritora y docente Nilda “Paty” Redondo, vivía sola y fue trasladada al nosocomio a bordo de una ambulancia el viernes por la noche. Momentos más tarde se hizo presente en el lugar la Agencia de Investigación Científica (AIC) junto a los fiscales Facundo Bon Dergham (de Delitos Contra la Propiedad) y Selva Paggi (de la Fiscalía de Delitos Contra las Personas), ya que no estaba claro lo que había ocurrido en la escena.
Finalmente el sábado el caso quedó a cargo de Massi.