Inicio La Pampa Voló parte de un techo

Voló parte de un techo

Fuertes vientos que provenían del sector noroeste de la provincia descendieron bruscamente sobre la localidad de Lonquimay, provocando que parte del techo de una cabaña del Hotel Altos del Adonai, y también una cochera de madera y chapas, fueron desplazadas violentamente.
El suceso se produjo en el atardecer del pasado lunes, y más allá de algunos daños materiales ninguna persona sufrió mayores problemas.
El hotel es propiedad de Mauro Feito -conocido periodista deportivo en diversos medios porteños (en «Olé» dedicado más que nada al automovilismo-, y de Victoria Altube.

El pueblo sin luz.
«Eran más o menos las 7 de la tarde y se veía una tormenta brava que venía del lado del noroeste… Lo que se advertía es que iba a una velocidad sorprendente arriba, hasta que bajó de golpe y en el pueblo tiró columnas y plantas. En Lonquimay no hubo luz hasta casi la medianoche, y nosotros en el hotel volvimos a tener electricidad alrededor de las 10 de la noche», contó Mauro.

No hubo heridos.
El hotel Altos del Adonai -que en diciembre cumple 8 años desde su inauguración- está ubicado entre los dos accesos a Lonquimay, a la vera norte de la ruta n° 5. Cuenta con 14 habitaciones, y una capacidad para que puedan pernoctar 40 personas. En el momento del fenómeno unas 10 clientes se albergaban en el hotel, pero nadie sufrió consecuencia alguna.
Feito siguió contando a LA ARENA que algunos minutos antes a que los vientos se abatieran contra el alojamiento «se escuchaba el ruido que producía entre los muchos eucaliptus que hay en la zona. Quebró algunas plantas, algunas columnas, y a nosotros nos levantó el techo de una cabaña y un estacionamiento de madera y chapa que teníamos lo tiró a un campo cercano», precisó.
Agregó que el techo fue a parar arriba de la pileta y también arrancó el cerco del natatorio.

Mucha lluvia.
«Fue muy impresionante como bajó de golpe la temperatura. El lunes llovieron 20 milímetros, que se suman a los 70 caídos el día anterior, y ahora mismo -completó- hay gente trabajando con motosierras para acomodar algunos árboles que quedaron dañados por la tormenta».