Arboricidio masivo en La Pampa

La extracción de más de 200 árboles de distintas especies a ambos lados del acceso oeste de Winifreda genera “preocupación” en los concejales de Propuesta Frepam. Estos, al igual que varios vecinos, observaron que los hacheros contratados por la Municipalidad comenzaron sacando las plantas que se habían secado tras las intensas lluvias del año pasado, pero después continuaron talando ejemplares que gozaban de buena salud.
“Realmente nos preocupa y vemos que la sociedad también está preocupada, hemos recibido llamados de vecinos manifestando su descontento. Desde un comienzo todos pensamos que iban a sacar las plantas secas, las que habían sido ladeadas por el viento o por otras inclemencias climáticas que sufrimos en otros momentos, compartimos en que era una necesidad retirarlas, pero después se empezó a haber que no son las únicas que se están retirando sino que hicieron un raleo bastante importante”, comentó Mario Corredera.
Su correligionario, Sergio Salotti, se tomó “el trabajo” de contar la cantidad de ejemplares extraídos e invitó a los vecinos a que hagan lo mismo “porque pueden decir que uno exagera, pero no es así”, y cuantificó “desde la balanza pública hasta el parque recreativo municipal -ambos espacios ubicados a la vera del acceso- unas 40 plantas y en total entre 215 y 220 ya arrancadas, de las cuales entre 70 y 80 era nuevitas, se habían plantado en gestiones anteriores, fueron totalmente trozadas”.
Justificó que se hayan extraído “30-40 plantas grandes que estaban muy flojas por las inundaciones y corrían riesgo de caerse”, pero “las nuevas estaban totalmente sanas, eso es lo que me preocupa, eran una belleza para nuestro acceso principal”.

Ejemplares nuevos.
A la edila Carmen Salamone también la llamaron personas para comunicarle que sacaron “hasta fresnos” sembrados hace pocos años. “No era necesario hacerlo, tendrían que haber tenido un poquito más de control sobre las especies”, apuntó.
“No mezclemos las cosas”, pidió la edila cuando se le recordó que la intendenta, Adriana García, -a través de una carta- advirtió a Vialidad Provincial -organismo encargado del mantenimiento del pavimento del acceso- sobre el peligro de despiste de vehículos a consecuencia de las ondulaciones que presenta el asfalto de esa carretera.
“Si es por ese motivo también tendrían que sacar las palmeras de alumbrado público que están al costado del acceso y si van a optar por desforestar en vez de hacerlo lo más simple sería que en esos 4 kilómetros (de ruta) pusieran reductores de velocidad”, planteó.
“La intendenta en una reunión de comisión, hablando con los concejales del PJ les dijo que quería sacar las plantas para que no demande tanto tiempo cortar el pasto con el tractor y la desmalezadora y está más que claro que ese es el objetivo porque si lo recorren verán que, en algunos sectores, van dejando una planta buena cada 20 ó 30 metros, entonces no pueden decir que es porque estaban en mal estado o corrían riesgo de caerse”, sostuvo Corredera.

Pedido de informes.
La reducción de la superficie arbórea se produce en momentos en que el municipio impulsa acciones para preservar y acrecentar el arbolado urbano. “Eso llama mucho la atención y queda expuesta la demagogia de esta gestión: estimula la reforestación, que está muy bien, les hacen preparar un cuento a los chicos de las escuelas con la consigna ‘más árboles, más vida’, los premian y esto que están haciendo en el acceso… sería todo lo contrario”, a aquella consigna, continuó Corredera. Las ramas “se están quemando ahí mismo, eso no se puede hacer”, alertó Salotti.
Los ediles admitieron que no pueden parar la deforestación, pero adelantaron que presentarán un pedido de informes al Ejecutivo municipal. “Una de las recomendaciones que hacen los ambientalistas es que en los alrededores de las localidades se hagan cortinas de árboles para contener derivas de agroquímicos”, dijo Corredera.
Enseguida se le consultó si ahora la población quedó más expuesta a esos líquidos y contestó: “Son muestras que da una gestión: si su objetivo es forestar o desforestar, en este caso está más que claro, en vez de mejorar el arbolado del acceso lo están raleando”.

Promesa de reforestación
El municipio local explicó porqué se extrajeron centenares de plantas de la entrada principal al pueblo y prometió reforestación. “Luego de haber estado mucho tiempo ese lugar anegado, muchos ejemplares estaban secos y amenazaban caerse. Otros estaban enfermos”, refirió una publicación aparecida en la cuenta municipal de Facebook.
“Luego se reforestará con ejemplares que resistan mejor la humedad del suelo. Los pinos no son adecuados en ese sentido. En el acceso, al correr paralelo el desagüe que se lleva el agua del pueblo, es un lugar donde casi siempre hay demasiada humedad en el suelo. Aunque estemos atravesando un período de seca, basta cavar un pozo y según la zona, podrán ver con sus propios ojos cómo el agua está a un metro y en otros a 50 centímetros”, finalizó el texto virtual.