Inicio La Pampa Winifreda: otra tormenta causó daños

Winifreda: otra tormenta causó daños

FUERTE TEMPORAL DE VIENTO Y LLUVIA TIRO ARBOLES, AFECTO TENDIDOS ELECTRICOS E INUNDO EL HOSPITAL

Otra tormenta con abundante caída de agua y fuertes vientos sacudió a Winifreda. El temporal del viernes a la noche descargó 40 milímetros en pocas horas y las ráfagas de más de 70 km/h provocaron caída de árboles de gran porte en caminos vecinales, ruta nacional 35 y de abundantes ramas sobre las calles del pueblo. Además, derribó líneas rurales y afectó el sistema eléctrico de las bombas que abastecen con agua potable a las viviendas de la localidad. Los daños implicaron la movilización de numerosos recursos humanos.
La Cooperativa Eléctrica (CEW) emitió dos comunicados a través de su página de Facebook. «Las inclemencias ambientales afectaron en estos días a nuestra amplia zona rural y provocaron grandes daños en las redes de distribución. Pedimos paciencia para restablecer el servicio en los sectores más complicados. El personal de redes está trabajando en horario completo para solucionar el siniestro lo más rápido posible. También nos solidarizamos con las personas que perdieron sus cosechas», reza el primer texto.
El segundo fue publicado ayer en horas de la tarde y está dirigido a los usuarios del servicio de agua potable, que es municipal pero está concesionado a la cooperativa. «Debido a los fuertes vientos (del viernes) el sistema eléctrico de las bombas que abastecen (con el vital líquido) a la localidad quedó fuera de servicio. Los técnicos del sector están trabajando para solucionar los inconvenientes y estimamos que dentro de un par de horas el servicio volverá a funcionar con normalidad», indicó. Así sucedió, no obstante la entidad recomendó a los pobladores utilizar el agua potable con moderación hasta que se normalice la presión a los tanques. No hubo desabastecimiento.

Caminos y ruta.
En las primeras horas de ayer cuatro empleados municipales munidos con motosierras sacaron olmos y eucaliptos caídos en caminos rurales. Los dejaron transitables con precaución dado que se encuentran enlagunados.
Otra cuadrilla compuesta por 15 obreros realizó tareas de limpieza en la zona urbana y de los desagües a cielo abierto. De esos canales «tuvieron que extraer diversos residuos que podrían haberlos tapado impidiendo el normal escurrimiento del agua. Seamos responsables con nuestros residuos», pidieron las autoridades municipales. Un gran conducto realizado por la comuna a lo largo de la calle Legnani, al oeste del pueblo, drena perfectamente.
Alertados por automovilistas que circulaban por la ruta 35, dos dotaciones de bomberos salieron el viernes a la noche a despejar la cinta asfáltica junto con un móvil policial dado que las fuertes ráfagas causaron la caída de árboles sobre el asfalto entre Winifreda y Eduardo Castex. La carretera no estuvo cortada al tránsito. Los servidores públicos, a pedido de vecinos, realizaron tareas de prevención en una calle donde siempre se acumula mucha agua cuando llueve torrencialmente.
A través de un video de WhatsApp se puede observar las verdaderas filtraciones que presentó el hospital Juan Smith. En plena tormenta, las enfermeras se vieron obligadas a colocar baldes y otros recipientes para contener el agua que caía del techo. Se le ha colocado membrana en varias oportunidades, pero el problema persiste.
Se aguarda que Provincia destine fondos para la remodelación integral del edificio sanitario. Anoche comenzó a llover nuevamente, después de un día agobiante de calor.

Destrozos.
Una gran cantidad de plantas caídas, un tinglado y herramientas de trabajo aplastadas fueron la consecuencia de los fenómenos climáticos abatidos sobre el campo «El Labrador», ubicado en ruta 10, a 8 Km de la ruta 35 y a 11 Km de Winifreda.
Su propietario, Atilio Herlein, en diálogo con LA ARENA afirmó: «La tormenta del día 26 comenzó con los destrozos y la de anoche (28) terminó de derribar lo que quedaba». Entre los daños ocasionados se cuentan, 15 pinos derribados, 3 eucaliptos, 2 olmos, innumerables ramas y gajos a lo largo del campo, de 114 hectáreas.
«Un olmo cayó arriba de un tinglado y no sólo lo destrozó sino que también destruyó las herramientas que había debajo. Eso solo suma una pérdida económica de más de $200.000», expresó el productor. Por último, contó que la entrada a su predio está imposibilitada desde el viernes, producto de la gran cantidad de eucaliptos que fueron volteados con la fuerte tormenta.