Winifredense fue dado de alta tras 26 días internado

JOVEN ACCIDENTADO PERMANECIO EN EL HOSPITAL LUCIO MOLAS

El joven winifredense Mauro Lima (20) recibió el alta médica, el miércoles, luego de haber permanecido 26 días internado en el hospital Lucio Molas de Santa Rosa, varios de ellos en estado grave, a consecuencia de complicaciones que sufrió por un violento siniestro de tránsito que protagonizó cuando conducía una motocicleta.
Ahora se encuentra en su casa y tendrá una “larga recuperación”. Su madre, Alicia Godoy, se encargó de comunicar la noticia a través de Facebook con un texto de agradecimiento a todos y una foto de su hijo en la que se lo ve saludable y sonriente.
“Con esta sonrisa le dieron el alta hospitalaria, aunque sigue con la rehabilitación larga, pero seguramente firme como hasta ahora. Dios y todos los santos estuvieron y están con él”, escribió la vecina al lado de la imagen de su hijo.
Destacó “el gran asombro de los médicos” por la “agigantada recuperación” que tuvo Mauro luego de haber ingresado al centro de salud en “estado delicado”. En su rol de madre, admitió que “es duro pasar por esta situación, pero es una realidad de todos nuestros hijos; aunque nos cansemos de hablarles, cuidarlos, las cosas pasan y los que me conocen saben lo molesta que he sido con todos para saber dónde y con quién está mi hijo”.
“En nuestra adolescencia fuimos inconscientes, pero los tiempos cambiaron, las generaciones son otras, los respetos se perdieron y es latente el miedo a lo que le puede suceder a nuestros hijos. Por eso les pido que este accidente sirva para que todos tomen conciencia: Si tomas, volvé caminando, deja el auto, la moto, hoy te puedo decir que te va a salvar la vida. Mi hijo tuvo un Dios aparte y estoy más agradecida que nadie, pero que no vuelva a pasar, se sufre mucho”, dejó como mensaje al pueblo.

Gratitud.
Por otro lado, Godoy manifestó su gratitud con el personal del hospital de Winifreda, en especial con la doctora (Daiana Lebed) quien atendió a su hijo tras el accidente y “dio los pasos fundamentales” para que los médicos del Lucio Molas continuaran con la intervención del paciente. “El minuto uno no lo perdió, eso me dijeron los profesionales, la rapidez y los procedimientos precisos que necesitaba se hicieron”, ponderó Godoy, quien destacó la actuación del enfermero Fabián Villafañe, “estaba en el momento justo y dio los primeros cuidados”, y del chofer de la ambulancia, Marcelo Lentz, “estuvo y está a la altura de estas emergencias”. Agradeció las numerosas muestras de apoyo y colaboraciones de familiares, vecinas, amistades y funcionarios municipales. “Un gran abrazo a Winifreda, que nos dio bendiciones. Este pueblo nos adoptó y nos dio mucho a mí y a mis hijos. Solo puedo decir gracias infinitas”, finalizó la publicación. Lima sufrió el siniestro vial el pasado 4 de agosto en horas de la mañana. Ese día circulaba por la calle 25 de Mayo de oeste a este en una moto de 135 cc mientras que un Mercedes Benz 1725 al mando de Ismael Alejandro Cornejo de la localidad de General Alvear, Mendoza, transitaba de norte a sur por la arteria Calderón.

Coma inducido.
El camionero iba a baja velocidad y se dirigía hacia un comercio a descargar bidones de agua mineralizada. Cuando ambos arribaron a la mencionada intersección, Lima rozó la motocicleta con la parte delantera del camión, perdió estabilidad, cayó al pavimento y golpeó su cabeza contra una superficie dura. Llevaba puesto el casco protector, pero como no le cubría la totalidad de la cabeza eso hizo que se lesionara y quedara en el suelo inconsciente. La ambulancia del hospital local con personal médico arribó rápidamente al lugar y trasladó al herido entubado hacia el centro sanitario de la capital pampeana. Ante la gravedad de su cuadro clínico fue derivado a una habitación de terapia intensiva con edema pulmonar y un traumatismo de cráneo severo. Durante varios días estuvo en coma farmacológico inducido. Sus extremidades (brazos, piernas) y órganos de su cuerpo no sufrieron lesiones tras la brusca caída. Sus amigos, familiares y conocidos habían organizado cadenas de oraciones para pedir por su recuperación. La policía confirmó que la moto que manejaba Lima era de un amigo suyo. El camionero declaró en la Ciudad Judicial de Santa Rosa, tras lo cual retornó a su lugar de origen con el camión.