Ya se perdieron 420 puestos en comercios de Santa Rosa y Toay

DESDE QUE ASUMIO MACRI, 36 FIRMAS CERRARON SUS PUERTAS

En los dos años y medio iniciales de la administración de Mauricio Macri en el gobierno nacional “en el cordón Santa Rosa-Toay se perdieron 420 puestos de trabajo”, en tanto fueron 36 las empresas que en el mismo período cerraron sus puertas y dejaron obviamente de ofrecerlos.
El dirigente gremial Rodrigo Genoni precisó, en diálogo con LA ARENA, que “la situación es sumamente preocupante”, pero advirtió que “puede ser aún peor” el año que viene, ante el anuncio de Nación que pretende un ajuste de 300 mil millones de pesos en el presupuesto de 2019.

Pérdidas por “goteo”.
El subsecretario del Centro Empleados de Comercio puntualizó que “en el período que va desde el 1 de enero de 2016 a junio de 2018, la pérdida de puestos de trabajo en el sector -durante el gobierno macrista- llegó a generar que haya 420 empleos menos en lo que es Santa Rosa-Toay”. Agregó que esa pérdida se profundizó en el segundo semestre de 2017, cuando quedaron 300 trabajadores fuera del sistema por lo que él llamó “un goteo” permanente: “Esto es que las empresas se desprenden de uno, dos o tres puestos… y aunque no sean despidos masivos con el paso de los meses se acumula una cantidad preocupante”.
Genoni se refirió a las empresas del sector que en los mismos períodos generaban puestos de trabajo: hay 36 menos y obviamente ya no producen puestos para los trabajadores.

Lo que viene no es mejor.
El dirigente, al formular un análisis de la realidad, no fue precisamente halagüeño al hablar de lo que viene: “En este segundo semestre la situación complicada se va a acrecentar, y sobre todo el año que viene va a ser peor. Porque todo tiene que ver con el ajuste presupuestario que está implementando el gobierno nacional que va a impactar en el comercio”.
Con respecto a las paritarias del sector, Rodrigo Genoni explicó que “ahora está cerrada, y se pautó un 26%, y se volverá a abrir en abril del año que viene”, aunque señaló que está prevista una “cláusula gatillo en enero”.
Sostuvo que “se advierten dificultades de algunas empresas para pagar sueldos, se nota por supuesto la precarización laboral”, a la vez que “hay comercios que cierran porque no pueden cubrir los gastos”.

Pago de sueldo en cuotas.
En ese sentido explicó que “empiezan por el no pago de aportes patronales, y pagando los sueldos en dos o tres cuotas”. Puso como ejemplo la cadena de heladerías Grido, que “pagó los sueldos de julio el 22 de este mes, y advierte que va a tener problemas para hacer frente a los de agosto. No es que Grido hizo esto toda la vida, sino que está acuciada por el momento económico que estamos viviendo. Hay empresas que están en serias dificultades”, completó.
En el mismo sentido indicó que “esta misma semana una empresa que vende electrodomésticos echó a un empleado… porque eso es el ‘goteo’, uno, dos o tres cada tanto. Y esto va a empeorar, dado que no se pueden pagar cargas sociales y sueldos porque no hay ventas”.

Menos fondos para consumo.
Genoni razonó que “bastante de lo que sucede tiene relación directa con que fondos que llegaban a los jubilados, o en asignación universal terminaban en el comercio, en el consumo… Pero este ajuste de 300 mil millones que pretende el gobierno nacional está claro que será plata que va a faltar para consumir”.
“¿Si Santa Rosa porque tiene la Casa de Gobierno está un poco mejor? Diría que nuestra provincia, comparada con otras, con sus municipios también ordenados, estaría un poquito mejor. Pero igual la precarización laboral en el interior es muy fuerte, y para mí el año que viene el impacto se va a sentir mayormente en General Pico, porque depende del sector privado que va a ser el más lastimado”, anticipó.

Reunión con comerciantes.
El mismo dirigente la semana anterior había expresado su preocupación relacionada con la baja de las ventas y la situación en los comercios provinciales. Recordó que se reunió “con distintos sectores del comercio”, porque “la preocupación por parte del gremio de cuidar los puestos de trabajo por las bajas ventas. Atendiendo a la recesión ya instalada decidimos reunirnos con empresas y los sectores que están pensando en reducir sus plantas de trabajadores para el segundo semestre”, apuntó.
Genoni señaló que “es verdad que siempre en la crisis son los trabajadores los que ponen el esfuerzo, pero si no hay consumo no hay esfuerzo que valga. El ingreso real en el bolsillo de la gente ya no alcanza para bienes de segunda necesidad, y en algunos casos ya ni para cubrir las necesidades básicas. Hemos pedido que hagan el esfuerzo para sostenerlos y no echen más trabajadores, concluyó.