25 de mayo en alerta por la crecida del Colorado

El pico de la crecida del río Colorado pasó ayer por 25 de Mayo sin que se registraran daños ni personas evacuadas. Las autoridades locales estimaron que el volumen de agua que pasó frente a la localidad fue menor al registrado en el tramo superior del río. El alto contenido de sedimentos que arrastra la corriente le da un llamativo color pardo oscuro al río.
El intendente municipal David Bravo y el secretario de gobierno Miguel Ángel Soler, recorrieron ayer por la mañana los lugares más críticos del ejido de 25 de Mayo en previsión de cualquier acción tomar por la crecida extraordinaria del río. Aún así hasta el cierre de esta edición no se registraron evacuaciones aunque pusieron en alerta a los pobladores ribereños para rescatarlos de inmediato en caso de que el río llegara hasta esos sectores.
“Los datos que nos dio el Coirco son los siguientes –comentó Bravo-: Ayer (por el viernes) a las 15 horas pasaron 986 metros por segundo en Buta Ranquil y después de 36 horas se preveía que el caudal iba a llegar a 25 de Mayo. Pero acá no llegan los 986 metros pues el caudal va bajando a medida que va recorriendo camino”.
El intendente estimó que en su momento de mayor intensidad el caudal frente a 25 de Mayo fue de unos 500 m3/segundo.

El Sauzal.
Según informaron las autoridades a este diario, el sector de El Sauzal era el que potencialmente podría tener problemas pero el comportamiento del río, si bien era de gran caudal, no afectaba las zonas habitadas. Al mediodía de ayer, a pocos kilómetros del puente dique en dirección hacia Puelén, a la vera de la ruta 151, se podía observar el agua del río a unos 30 metros de la ruta en un sector con mucha vegetación ribereña, pero las autoridades municipales desestimaron que el agua pudiera llegar a la ruta. En el propio puente se podía ver la gran cantidad de agua que pasaba con un alto nivel de sedimento.
Poco después del mediodía arribó personal de Defensa Civil para recorrer el lugar y estar a disposición en caso de urgencias.
“Nosotros estamos preocupados por la crecida, pero también estamos ocupados”, remarcó Bravo. “Desde que se supo que venía un caudal extraordinario empezamos a tomar recaudos preventivos. Pero la información que manejamos del COIRCO es que después del pico de crecida comienza a descender lentamente el caudal de acuerdo a los registros que han ido tomando río arriba”.

Alivio.
Para muchos productores puesteros de la zona de Casa de Piedra el tema era visto con buenos ojos más allá de la posibilidad de anegación de algunos lugares. Es que quienes viven a la vera del lago estaban sufriendo pérdidas de animales por falta de agua y por la notable bajante del lago. Tal como informó este diario, los animales morían empantanados en busca de agua ya que las perforaciones extraen agua de mala calidad que los animales no beben. Muchos pedían auxilio al municipio de Casa de Piedra, donde les negaban el vital elemento por estar también allí en situación crítica con este recurso.