A cuatro años de su muerte, piquenses recordaron a Sofía Viale

(General Pico) – Se cumplieron ayer cuatro años de la desaparición de Sofía Viale, una tragedia que aún es recordada en las calles con afiches en blanco y negro que muestran el rostro de la niña, con un mural en la calle 44 y 33 y con el recuerdo en la memoria de todos los piquenses.
Con un sencillo acto en la Plaza Seca, que se realizó minutos después de las 19, agrupaciones de la ciudad recordaron ayer a la niña y reafirmaron el reclamo para que ese tipo de tragedias no se repitan ni se olviden.
Una de las ausentes fue la de la madre de Sofía Viale, Noemí Ampudia, quien explicó a través de su cuenta de Facebook que no iba a estar presente por “el tipo de periodistas que van a preguntar y molestar con preguntas sin sentido: que cómo estamos, cómo fue el caso, y revivir todo de nuevo”.
Ampudia aseguró que siempre tiene presente a su “ángel” y eso no se limita a ir a un acto. Pero no dudó en mostrarse molesta con “los periodistas que siempre saben ser tan amarillistas” y dijo estar cansada de esa exposición.
Por otra parte agradeció a la gente y a las agrupaciones Tamboras y Guapabanda por siempre tener presente a su niña.

Justicia más cuidadosa.
Una fuente consultada, del ámbito letrado, se refirió a las repercusiones del caso que pueden observarse ahora. Y en conocimiento del trabajo judicial dijo que las causas relacionadas con menores desaparecidos y con posibles agresores sexuales ahora son analizadas con “más cuidado”, no porque se supere lo previsto por la ley sino porque desde lo político-judicial la mirada está puesta en lo que se “quiere evitar a futuro”.
Sin embargo, una de las situaciones que no cambio como debería es el control de los condenados que son beneficiados con la libertad. Juan José Janssen, el homicida de Sofía Viale, ya había tenido denuncias por delitos contra la integridad sexual y el mecanismo para controlar su “resocialización” no demostró ser efectivo. En la actualidad el Patronato de Liberados, que hasta principios de este año hacía el seguimiento de más de 600 imputados en toda la provincia, fue reemplazado luego de la aprobación del Ente de Políticas Socializadoras por parte de los diputados pampeanos.
La causa por la muerte de Sofia Viale concluyó con la condena de Janssen, pero todavía sigue en lo civil por la demanda presentada por la familia de la niña. El millonario reclamo en contra del Estado provincial también incluye a funcionarios judiciales que intervinieron en el proceso. Un litigio que todavía no ha llegado a su fin.

Desaparición y muerte.
Sofía Viale fue vista por última vez el 31 de agosto de 2012. Esa tarde salió de su casa en el barrio Indios Ranqueles, de calle 29 entre 42 y 44, para vender algunos panificados que hacía su mamá, entre las 18 y las 19 de ese día pasó por la vivienda de su bisabuela, fue vista en un quiosco de calle 25 bis entre 38 y 38 bis y hacia las 20 su paradero se volvió incierto.
No volvió a su domicilio y su teléfono celular estaba apagado. La adolescente de 12 años desapareció y por meses la sociedad se movilizó en su búsqueda.
Las hipótesis sobre su desaparición pusieron en “tela de juicio” a su propia familia y también a la propia víctima.
Como resultado de la casualidad, o de la libertad de un agresor sexual reincidente, sus restos fueron hallados el 5 de noviembre de ese año enterrados en el patio de Juan José Janssen cuando la policía fue a buscarlo por abusar de otra adolescente de la ciudad.