A juicio por abusar y embarazar a su hija

(General Pico) – Un nuevo caso de abuso sexual se debate en esta ciudad con la imputación contra un hombre de 42 años que es investigado por someter a su propia hija a la que también dejó embarazada.
El sospechoso está detenido desde el 2015 cuando se radicó la denuncia y ahora fue llevado a juicio por el fiscal Damián Campos, en una causa que será definida por el juez de audiencia Marcelo Pagano, y en la que el hombre es defendido por el letrado Oscar Ortiz Zamora.
El caso comenzó a partir de enero del 2015 cuando la abuela de la menor se enteró de lo que ocurría y para defender a su nieta radicó la denuncia. La presentación se realizó en la sede policial de la Unidad Funcional de Género de esta ciudad. En ese momento la investigación contra el hombre llevó a las autoridades a pedir su demora inmediata para resguardar a la víctima.
Por las características del caso se requirió el testimonio en Cámara Gesell de la adolescente y además las pericias para determinar por el ADN la vinculación entre la joven, su bebé y imputado. El abuso habría ocurrido cuando la joven tenía 14 años.
En la mañana de ayer se realizó la segunda audiencia del juicio en la Sala I de tribunales. Debido a la cantidad de testigos e informes en la jornada no se pudo llegar a la presentación los alegatos de las partes, con el pedido de pena.

Otro caso.
Por otra parte, ayer el juez Carlos Pellegrino definió la sentencia para otro caso de abuso sexual en el que el imputado habría actuado en contra de su hermana. El imputado es un changarín de 20 años que fue sentenciado a tres años de prisión condicional.
La víctima, una persona con discapacidad motora, fue quien radicó la denuncia. Los tocamientos ocurrieron cuando la mujer estaba entredormida. Sin embargo la perjudicada logró pedir ayuda y con su suegra y otra mujer del círculo íntimo logró hacer la presentación familiar.
Dentro de la causa se analizó la situación de las hermanas menores de la víctima y el victimario, porque se consideró que la progenitora de todos ellos no está presente y no cumple un rol de protección. La madre fue descripta como una persona ausente y con malos tratos por lo que se solicitó un seguimiento a través de la Dirección de Violencia Familiar o otro organismo público. La pena por abuso sexual simple, agravado por el vínculo, se fijó en tres años de prisión de ejecución condicional. Además, por el término de dos años, tendrá restricción de acercamiento.