A productor luiggense sólo le quedaron “22 animales”

ESPERAN ANALISIS DE VACUNOS MUERTOS POR INTOXICACION

(Ingeniero Luiggi) – El productor agropecuario luiggense Sergio Franchetto, afectado por la muerte de más de dos centenares de vacunos intoxicados con herbicida, manifestó que en el transcurso de esta semana contará con los primeros análisis químicos, y que el lunes tendrá los resultados de las muestras de agua que fueron enviadas a Bahía Blanca.
En diálogo con LA ARENA el productor afectado dijo que ayer a la mañana un grupo de técnicos del gobierno provincial visitó el predio rural ubicado a aproximadamente 10 kilómetros al noroeste de Ingeniero Luiggi, donde en los últimos días murieron 212 vacunos, que bebieron agua que había sido contaminada de forma accidental por un herbicida que se mezcló de una pulverizadora.
Franchetto manifestó además que personal municipal con una retroexcavadora realizó dos zanjas en el predio. En una de ellas ya enterró los animales muertos, tal como lo ordenaron desde el Senasa, y dejó otra abierta, porque es muy probable que fenezcan los otros animales que estaban en el predio y que también fueron afectados por la sustancia química. En este sentido, dijo que de los más de 200 vacunos que tenía en el predio que es propiedad de la familia, apenas quedan en pie “22 animales”.
Según contó el productor afectado prevé que esta semana lleguen los análisis de la sangre que se le extrajo a los animales muertos y que fueron enviados a Santa Rosa, y el lunes llegarían los exámenes de las muestras de aguas de los bebederos que fueron intoxicadas con herbicida.

Herbicida en bebedero.
Más de dos centenares de vacunos murieron durante los últimos días en un campo ubicado en cercanías a la localidad norteña de Ingeniero Luiggi, tras haber bebido agua intoxicada por un herbicida. El productor estimó que las pérdidas económicas rondan en una suma cercana a los dos millones de pesos.
El hecho ocurrió sábado a la tarde en un predio rural que es propiedad de la familia Franchetto. En ese momento una pulverizadora terrestre que realizaba tareas de fumigación en un lote de siembra que pertenece a la familia del damnificado, cargaba agua de un tanque y la rotura de la bomba hizo que el herbicida llamado Paraquat cayera en el tanque, que es el mismo que abastece a los bebederos del establecimiento en el que estaban los animales.
El domingo cuando el productor llegó al campo encontró 15 vacunos muertos y vio como otros empezaban a caer, producto de la intoxicación. Para el lunes ya eran 180 las muertes de vaquillonas y novillos, y que quedaban pocos animales en pie.
En el establecimiento rural trabajó personal policial como así también del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Luiggi, que realizó tareas de limpieza en el tanque y en los bebederos. También estuvo personal municipal, que juntó los cadáveres y los enterró en una zanja, para prevenir riesgos mayores de contaminación ambiental.
El perjuicio económico, según estimó el productor afectado, rondaría los dos millones de pesos.

Compartir