Abusos en 25: detienen a otra maestra jardinera

DENUNCIADA POR UNA MADRE

La policía detuvo el pasado jueves por la noche a una maestra jardinera de la sala de 4 años del turno tarde del JIN 12 de la localidad de 25 de Mayo, en el marco de la investigación por las denuncias de presuntos casos de abuso sexual contra niños.
La orden fue tomada en definitiva por el juez Héctor Freigedo y ahora son tres las personas que están detenidas: ya hay implicados un profesor de Educación Física, que es el principal acusado, y otra maestra que estaba al frente de una sala de 4 en el turno mañana.
Según fuentes judiciales, ayer mismo se formalizó la acusación contra la maestra del turno tarde. Es que aparentemente, apareció el caso de dos niños más a los que les detectaron lesiones compatibles con abusos sexuales y concurren al turno tarde.
La mujer de 33 años fue detenida el pasado jueves alrededor de las 22 y posteriormente, fue trasladada a la ciudad de General Acha donde en sede judicial se le tomó declaración indagatoria.

El allanamiento.
El jueves también se hizo un allanamiento en la chacra del principal acusado y según la fiscalía, el procedimiento fue “positivo” porque “se hallaron elementos que serán sometidos a pericias” para ver si los chicos estuvieron en el lugar.
Según las denuncias, los chicos eran trasladados a ese lugar para consumar los abusos. Para el allanamiento, viajaron hasta 25 de Mayo una médica genetista y efectivos de Criminalística, junto a los investigadores judiciales.
El principal acusado es un profesor que era secretario en la Coordinación de Colegios Secundarios que funcionaba en el mismo edificio que el JIN 12 y la Escuela Especial 10. El hombre permanece detenido en Acha al igual que otra maestra del turno mañana que esta en Santa Rosa con prisión domiciliaria.

¿Contaminación?.
En Cámara Gesell, uno de los pequeños dio el nombre del acusado y narró una situación en la que habría sido abusado. En tanto, hasta ahora, los otros niños que declararon a través de ese sistema no aportaron datos.
La profesional que interactuó con los niños y niñas dijo que la credibilidad de los testimonios era indeterminada, salvo en el caso del niño que marcó al imputado, pero aclaró que la mención de ese nombre podría haber resultado de una “contaminación” del testimonio por el contexto de la causa.
El informe médico determinó que cuatro niños de los ocho que fueron revisados presentaban lesiones de “larga data” compatibles con abusos. La defensa de los acusados pretende que el profesional especifique a qué se refiere con “larga data”, ya que los niños llevaban alrededor de dos meses asistiendo al jardín de infantes.