Acha: acto por Malvinas

SOBRESALIO LA EVOCACION DEL CAPELLAN

Una vez más, el capellán castrense de Gendarmería Nacional, Víctor Hugo Mazzarotti, acaparó ayer con su mensaje la jornada conmemorativa por el trigésimo cuarto aniversario del desembarco de tropas militares argentinas en el archipiélago de las Islas Malvinas.
La ceremonia prevista en principio a la par del monumento recordatorio de la gesta, se trasladó a lugar cubierto, en el Teatro Municipal, con escasa asistencia de público.
La banda de música Beato Ceferino Namuncurá acompañó con el marco musical, con un toque de silencio, el Himno Nacional y la Marcha de Malvinas.

Presencia.
Mazzarotti evocó la compañía de la Virgen del Rosario entre “hombres llenos de audacia que hicieron sentir presencia argentina y espíritu de reconquista”.
Llamó “tierra de la perla austral” para significar a las Malvinas, donde las tropas transitaron con horror la muerte, la sangre, el hambre y elogió entre ellos al sacerdote Vicente Martínez Torres, de quien rescató “la historia, pero desde otro lado”, un español que no portaba una arma ni fusil, sino que se defendía con una cruz y con la Biblia.
Relató que Vicente fue uno de los pocos sacerdotes que acompañó a los soldados argentinos durante aquella gesta. “Vivió los 74 días sobre la turba de las islas, en un hecho que se transformó en una bisagra para el resto de su existencia”, ya que fue el primer capellán que llegó y el último que abandonó el archipiélago, sin caer prisionero de los ingleses y se marchó en un remolcador hasta Comodoro Rivadavia.
Destacó la activa participación del cura, por haber atendido la fe “de miles de soldados. Y si bien el derecho canónico permite dar hasta tres misas por día, él llegó a celebrar ocho misas en un sólo día”, en diferentes sitios a los que tenía previamente agendados. Afirmó que Martínez Torres “nunca falló, a pesar de los bombardeos y las continuas alertas rojas”.
El sacerdote achense sostuvo que “la búsqueda de la paz no comienza estudiando derecho penal, sino en los hogares, donde se vive y se respira esa eternidad”, por lo que estimuló a orar por la paz.
Mazzarotti concluyó diciendo: “Así como el Atuel es pampeano, las Malvinas son argentinas”.

Oradores.
También hablaron la concejala Mónica Domínguez, la estudiante María Eva Alzogaray con la poesía “La isla de la buena memoria” y Selva Aguirre, esposa del veterano de guerra Juan Carlos López.
Las banderas de ceremonia correspondieron a las agrupaciones indígenas “Panquitruz Gner” y “Ñancufil Calderón”, además de las escuelas Laboral 1, EPET y el secundario “Mariano Acha”.
Estuvieron la intendenta María Julia Arrarás y las diputadas provinciales por Acha. Además concejales y delegaciones de Bomberos Voluntarios, Gendarmería Nacional, Policía, y Parque Lihué Calel.