Acha: reclamo gremial por seguridad

INSPECTORA AGREDIDA EN LA VIA PUBLICA

Los delegados de la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) Rubén Darío Miranda Roldán y Víctor Hugo Ramírez mantuvieron el lunes un encuentro con autoridades municipales para plantear necesidades que se centran en el pedido de seguridad para los encargados del control de tránsito urbano. El reclamo surgió luego de que una inspectora fue agredida en la vía pública, tras labrar un acta de infracción por una motocicleta.
Junto con otros delegados del sindicato, tomaron parte del encuentro el jefe de Tránsito, inspectoras, la intendenta y el juez de Faltas, dando curso al planteo gremial. Al respecto, los sindicalistas dejaron sentado que la agredida formuló su denuncia, que se encuentra en trámite judicial, por lo que se excusaron de ofrecer otros detalles.
“La reunión con el Ejecutivo fue para pedir seguridad y estabilidad laboral”, destacó Miranda Roldán.
Seguidamente, Ramírez dijo que “tenemos conocimiento de que es un trabajo que se hace en conjunto con la Policía en cada operativo” de control y dejó como potencial el comportamiento o reacción que pueda tener un infractor.

Seguridad.
“Los queríamos interiorizar acerca de la seguridad que cuentan los inspectores de tránsito”, dijo Ramírez. El jefe de la repartición, Carlos Alberto Galeano, les explicó que existe un convenlo con la Policía, mediante el cual el personal de la Comisaría realiza su aporte como apoyo de seguridad mientras los inspectores de la Dirección de Tránsito realizan las tareas de control correspondiente.
Consultado si en el hecho denunciado como agresión física había policías, Ramírez se limitó a contestar que el director de la dependencia les aseguró que habitualmente los inspectores concurren con la policía, por lo que confía en que se actuó de la manera acostumbrada.

Precariedad.
Miranda Roldán amplió diciendo que en una circunstancia, de manera informal le explicó a Galeano que los haberes del personal son escasos, y le pidió que gestionara una bonificación para que esos agentes puedan completar los treinta días mensuales.
En cuanto a la condición de revista de esos empleados, el dirigente de la UPCN estimó que se encuentran “creo que en un contrato precario”, que por lo tanto no les garantiza una estabilidad laboral. Ramírez añadió que de acuerdo con la antigüedad acumulada, los trabajadores siguen un escalonamiento que paulatinamente jerarquiza al empleado.
Ambos entrevistados afirmaron que la cantidad de agentes en el área de Tránsito municipal es insuficiente. “Debería tener entre 30 y 40 empleados, por seguridad, talvez con un turno a la mañana y otro turno a la tarde”. En cuanto a las características de los inspectores, Miranda Roldán aseguró que se encuentra equilibrado, con mujeres y hombres, aunque insistieron en que se debería incrementar ese plantel.

Compartir