Advertencia por desagües cloacales

LA CORPICO PIDIO COLABORACION A LOS VECINOS PARA QUE EL SISTEMA FUNCIONE CORRECTAMENTE

(General Pico) – La Cooperativa Regional de Electricidad, Obras y otros Servicios (Corpico) emitió ayer un comunicado a la población indicando que el sistema de desagües cloacales requiere de su colaboración para poder funcionar de forma correcta. Una advertencia que busca educar a la población y evitar una situación de gravedad como ocurre en la capital pampeana.
Juan Mecca, gerente del Servicio de Agua Potable y Saneamiento de la Corpico, explicó ayer que no se trata de una situación límite pero el crecimiento de la ciudad, el mal uso de la red por parte de los vecinos y la existencia de tramos de cañería con más de 35 años son factores a tener en cuenta y para prevenir es necesaria la colaboración de todos los usuarios. Indicó que si bien se hacen inversiones, reparaciones y se incorpora tecnología surgen inconvenientes y siempre encuentran en la red desperdicios que no deberían arrojarse al desagüe.
El comunicado, respaldado por Mecca, explica que el sistema “está diseñado para permitir sólo el paso de líquidos o excretas”, por lo tanto no se deben arrojar “sólidos como trapos, pañales, bolsas, plásticos, cartón, maderas, aceites, pinturas”.
Según la Corpico, “el avance de nuevas obras de ampliación del sistema y el incremento de las edificaciones en propiedad horizontal sobre el radio céntrico, han empezado a colmar la capacidad de transporte de las tuberías”.
Además, informaron que el exhaustivo mantenimiento y la atención de reclamos sirven para que la red se encuentre funcionando correctamente, pero “son muy frecuentes las obstrucciones producidas en las paredes de las cañerías al solidificarse comestibles, grasas y aceites que son vertidos normalmente con la limpieza de la vajilla”. Otro factor a tener en cuenta es la acumulación de arena, que ingresa al sistema por instalaciones domiciliarias en mal estado.
Agregaron que existen una gran cantidad de conexiones clandestinas de desagües pluviales “que saturan la capacidad de conducción de las cañerías y provocan desbordes a través de las bocas de registro, arrastrando también arena y sólidos de techos y patios”.

Cañerías antiguas.
Desde la cooperativa señalaron que cuando se desatan tormentas, las redes cloacales reciben abundante agua de lluvia a través de conexiones pluviales de las casas. Es entonces que entre la materia orgánica del líquido cloacal y el mayor volumen de agua, no queda espacio para que se evacuen los gases de la red. “En consecuencia, las cañerías instaladas que, en algunos tramos cuentan con más de 35 años de servicio, pueden explotar y ocasionar un colapso del sistema”.
Luego de dar a conocer la realidad actual de los desagües, el comunicado apeló a la solidaridad de los vecinos para que no arrojen desperdicios en las redes cloacales, que realicen el mantenimiento necesario de sus instalaciones y eliminen las descargas pluviales de techos y patios, “en virtud que podría tornarse crítica la situación”.