Alumnos rumbo a la universidad

COLEGIO PIQUENSE OFRECE A LOS ALUMNOS UNA EXPERIENCIA PREUNIVERSITARIA

(General Pico) – En la tarde del martes los alumnos del Colegio Don Eduardo de Chapeaurouge, que participan de un proyecto extracurricular que apoya la UNLPam, van al laboratorio, se ponen los guardapolvos blancos y en grupos se disponen a preparar soluciones calculando el peso del compuesto, usando la balanza y tomando para esa experiencia un matraz aforado.
Así comenzó esta semana la clase que les da en su último año del colegio secundario la posibilidad de conocer y experimentar conocimientos que les serán útiles en su primer año de la universidad. Despertar el interés científico y ayudar a hacer más sencillo el paso a la vida universitaria son dos de los aportes que les da esta experiencia.
En el proyecto participan los estudiantes con la ayuda de docentes de las facultades de Ciencias Veterinarias e Ingeniería de la UNLPam, entre ellos María Marengo, Sandra Cura, María Marta Anconitani, María Teresa Ferreyra y María Fernanda Galeano. Junto a la profesora del colegio Chapeaurouge Rut Lecitra y también estudiantes avanzados de medicina veterinaria como Gisela Milanta, Lorena Cánovas y Felipe Fernández
Todo está enmarcado en un plan de acciones de extensión, dentro de la universidad, una posibilidad que cada año se lleva adelante desde la UNLPam y en el colegio Chapeaurouge ya va por el segundo año.

Articular conocimientos.
Sandra Cura explicó que los alumnos de las orientaciones de Ciencias Naturales, con obligatoriedad, y Ciencias Sociales, en forma opcional, pueden participar de seis encuentros en los que se plantean temas de interés relacionados a química, física y biología con desarrollo teórico y una práctica en laboratorio relacionada con la medicina veterinaria. El objetivo es difundir de otra manera las carreras disponibles en la universidad.
Por su parte, Rut Lecitra, indicó que se articulan los conocimientos que se pueden tomar en el primer año de universidad, en Veterinarias, Agronomía y otras carreras relacionadas, y lo que los alumnos aprenden en los últimos años del nivel secundario. “Siempre falta un poco más de experiencia en laboratorio y para los estudiantes se puede hacer de forma extracurricular con una práctica de experimentos y bioseguridad”, afirmó.
Para lograr la convocatoria, María Marta Anconitani explicó que antes de comenzar con la actividad se busca entusiasmar a los estudiantes para que asistan y hasta ahora vienen logrando una buena concurrencia.
Felipe Fernández señaló que es necesaria esta articulación, sobre todo en conceptos básicos del manejo de instrumentos, preparación de soluciones y otros conocimientos que hacen falta. Además, destacó que después del curso del 2016 dos alumnas ingresaron a la carrera de Ciencias Veterinarias y participar de esta experiencia les dio un impulso extra.
Lecitra agregó que es una propuesta integral que contiene aportes de diferentes materias y ciencias para que los alumnos comprendan la relación entre lo que aprenden en el aula y experiencias que en realidad ocurren en su vida cotidiana. En total son 12 horas dedicadas a aprender y experimentar.