Apertura en noviembre

FRIGORIFICO DE AVES EN EMBAJADOR MARTINI

El frigorífico de aves en Embajador Martini comenzará a funcionar en noviembre. Primero lo hará con la faena de ñandúes y luego de pollos y pavos. Así lo anunciaron el presidente del Instituto de Promoción Productiva, Sebastián Lastiri, y el secretario de Asistencia Técnica a Pymes, Pablo Marek, que recorrieron las instalaciones de la planta.
El edificio se levanta en el acceso al pueblo que empalma con la ruta 2. Lastiri indicó que se está culminando con la infraestructura “y en noviembre esperamos poder hacer la primera faena de prueba, luego que se culminen los trámites ante las autoridades sanitarias”.
Explicó que se están ultimando los detalles para poner en funcionamiento el frigorífico de aves ciclo 1 y 2, “para brindar un servicio y darle valor agregado a la producción regional, que es uno de los objetivos estratégicos del Ministerio de la Producción”.
Lastiri señaló que hubo diálogo con asociaciones de productores y cooperativas, “para ir generando la producción primaria que abastezca este frigorífico y luego la gestión comercial”.
“Hay propuestas de hacerlo a través de Carnes Naturales de La Pampa y otras que pueden surgir a través del sector privado, que comercialice su propia producción y que el frigorífico les brinde el servicio de faena”, explicó.
“El frigorífico está preparado con cámaras de frío y congelado, tiene la posibilidad de sacar la res entera y otra alternativa que es el ciclo 2 que permitirá avanzar en el trozado y desposte, para sacar la producción en cajas procesadas, y obtener una variedad de productos que permita abastecer el mercado, en principio provincial”, explicó Lastiri.
Indicó que la habilitación en principio es de gestión municipal y a medida que el emprendimiento comience a funcionar, “se verá alguna otra alternativa público privada”.

Demora.
La planta comenzó a ejecutarse a fines de 2012 con una inversión inicial de 2.800.000 pesos, a través de un convenio suscripto entre el Ministerio de Agricultura de la Nación y la Provincia.
Sin embargo demoras en su ejecución y el incremento en los costos de construcción, hizo que los fondos enviados por Nación no alcanzaran para finalizar la obra, por lo que desde el municipio solicitaron aportes a Provincia, que culminó el proyecto.
Inicialmente el emprendimiento estaba pensado para faena de ñandúes y acopio de palomas, pero debido a que en el norte sólo hay un criador de este tipo de aves, productores reclamaron que sirva también para el faenamiento de aves en general.