Arrancó debate en General Acha

LOS ALEGATOS DEL CASO SE HARAN EN SANTA ROSA

Cerca de una veintena de testigos declararon ayer en la primera jornada del juicio iniciado contra un hombre que se le atribuye haber abusado sexualmente de su propio hijo menor de edad. La última audiencia, que incluye alegatos, se hará el miércoles en Santa Rosa.
Se realizó ayer la primera audiencia del debate oral en el que se investiga el posible abuso sexual que habría sufrido un menor de edad de parte de su propio padre. La audiencia estuvo a cargo del juez Andrés Aníbal Olié, quien se constituyó en esta ciudad a los fines de cumplir con la diligencia.
La apertura del juicio se efectuó después de las 8, y tuvo lugar en la sala de audiencias ubicada en la planta baja del edificio judicial de calle Don Bosco 665. Durante la extensa jornada brindaron su testimonio 18 personas, entre las cuales estuvieron presentes familiares directos de la víctima, psicólogos, trabajadores sociales, y médicos. Lo que incluyó, la participación de la forense Marlene Arratea Sánchez y el ginecólogo Juan Carlos Saliba.
Por el lado de la fiscalía asistió el sustituto José Luis Coito, mientras que el acusado lo hizo con la representación legal de los abogados particulares Gastón Gómez y Javier Bassa.

Alegatos.
El debate será reanudado el miércoles a partir de las 8.30, pero en esta oportunidad se desarrollará en la sala de audiencia del centro judicial de la capital pampeana. Para ese entonces se prevé la concurrencia de once testigos más.
En un principio también se fijó que los alegatos se hicieran una vez finalizada la ronda de los testigos y la declaración del acusado, pero el fiscal José Coito peticionó que se postergaran para otro día. No obstante, la solicitud aún no fue resuelta por el magistrado.
Uno de los relatos más importantes fue el brindado por el ginecólogo Juan Carlos Saliba, quien fue contundente y claro para fundamentar el motivo por el que se estaba ante la comisión de un abuso sexual.

Hecho.
Cabe aclarar que el juicio se llevó a cabo a puertas cerradas, porque se trata de un caso registrado contra la integridad sexual, y por el cual resultó víctima un menor de edad, informó prensa de la Fiscalía local.
El hecho se habría cometido al menor un mes antes de fines de agosto de 2014, en distintas circunstancias de tiempo, lugar y modo, que se habrían producido en la vivienda que el grupo familiar habitaba en una localidad del interior de la provincia. Los hechos contra la integridad sexual se habrían materializado en perjuicio de un menor de edad, por parte de su propio padre biológico.