Arrarás pide disolución

CRISIS CON EL EMSAGA

La intendenta María Julia Arrarás insistió en la necesidad que el Concejo Deliberante autorice la disolución del Ente Municipal de Sanidad Ambiental de General Acha (Emsaga). Dio a entender que no se trata de un capricho, sino de aspectos que están directamente relacionados a costos y al reordenamiento administrativo.
Una vez finalizado el acto en el que se firmó el convenio para el cambio de la red de agua potable en el casco histórico, Arrarás accedió a una entrevista con LA ARENA. Más allá que afirmó que respeta la decisión adoptada por el Concejo Deliberante, que por mayoría decidió regresar el proyecto nuevamente a comisión para su mejor análisis, explicó las razones por las cuales desde el Ejecutivo se impulsa la disolución del Ente.

Problema.
En ese sentido dijo que se motoriza esa determinación por distintos motivos, a pesar que se trata de un organismo que funciona. El problema es que ya dejó de autofinanciarse, por lo que dejó de ser un ente autárquico. Además, continuó, no puede pagar los sueldos, y tampoco necesita contar con tantos técnicos y cargos.
Arrarás señaló que debe hacerse numerosas reformas, y al mismo tiempo adecuarse a las nuevas exigencias, principalmente en lo que hace requerimientos de la administración pública y de la AFIP. Fundamentó que la disolución del Emsaga, posibilitará reducir costos y reubicar a todo el personal que se desempeña allí.

Negociación.
La jefa comunal opinó que el Concejo Deliberante “es un mundo aparte”, y atribuyó la conducta de los ediles del bloque oficialista, quienes apoyaron a la oposición para que el tema del Emsaga siga evaluándose en la comisión, a ciertos “tratados y negociados”. Esta vez, creyó, relacionados a los porcentajes de aumento que prevé la nueva tarifaria, y que los concejales deben tratar en los próximos días.
No obstante pidió a los ediles que “sean conscientes que a nivel nacional la inflación ya alcanzó el 30%, y se desconoce qué sucederá el próximo año”. Fue clara en este aspecto, ya que advirtió que si no se aprueban los aumentos proyectados, está en peligro la autofinanciación del municipio.

Sin oportunidades.
La jefa comunal manifestó que actualmente las cuentas están saneadas, pero si los aumentos de la tarifaria no se ajustan a lo estimado por el Ejecutivo, no habrá oportunidades de ejecutar muchos emprendimientos.
“Queremos avanzar en otros aspectos en la localidad, pero no lo podemos hacer. Está latente la creación de la Mesa del Agua, la Oficina de Empleo, el Consejo de Niñez y Adolescencia local, pero todo implica la incorporación de profesionales y administrativos, además de la apertura de nuevas oficinas. Pero, si no logramos el incremento que se pretende, no se podrá afrontar todo lo que tenemos en mente”, concluyó Arrarás.